Crítica: El sumidero de Europa

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
El niño (2014)

Lo mejor:
Lo bien urdida que está la trama y la destreza de Monzón para exprimir el atrezo multiétnico y fronterizo

Lo peor:
La historia de amor, pertinente pero demasiado plana

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.3
151 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Thriller
  • Fecha de estreno: 29/08/2014
  • Director: Daniel Monzón
  • Actores: Luis Tosar (Jesús), Jesús Castro (el niño), Sergi López (Vicente), Eduard Fernández (Sergio), Jesús Carroza (El Compi), Bárbara Lenni (Eva), Moussa Maaskri, Meriem Bachir, Ian MacShane (Inglés), Oti Manzano (Técnico Escáner)
  • Nacionalidad y año de producción: España, 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Hubo un tiempo en el que el cine de género español era poco menos que un cero a la izquierda, pero aquellas penurias son historia y no hay mejor botón de muestra que la excelente salud del thriller criminal patrio, que cuajó y maduró en la última década gracias al afán de Enrique Urbizu, Alberto Rodríguez o el propio Daniel Monzón, puntales de un movimiento, de una "escuela" que comienza ya a merecer traspasar fronteras. Y es que El niño (2014) podría ser la película que habría querido hacer Michael Mann, caso de ser compatriota, un producto con un estándar de producción altísimo que viene a poner en evidencia, una vez más, lo bien que le sientan a nuestro cine los sumideros y las cloacas del crimen organizado, de la corrupción policial, la extorsión y la degradación institucional.

En efecto, El niño (2014) sigue la estela de otros "clásicos" contemporáneos como No habrá paz para los malvados, Grupo 7 o la propia Celda 211, reptando entre la inmundicia de una lacra criminal que hace estragos a ambos lados de la ley arruinando vidas y sacando los colores al gran poder. Monzón explora aquí una encrucijada de caminos, en ese limbo multicultural de relaciones trilaterales tóxicas cual es el Estrecho de Gibraltar, el coladero europeo de la droga que viene de África, que ha configurado una fauna humana propia caracterizada por el mestizaje anglo-hispano-marroquí, que como atrezo es un filón al que Monzón sabe sacar buen partido.

A partir de ahí, desgranando las inmisericordes leyes de de la frontera, el director de La caja Kovak exhibe oficio insultante para despachar dos historias confluentes, que se mueven en en polos opuestos de esos que, por extremos, acaban necesariamente por cortejarse y por tocarse. La historia de los agentes de la ley que se enfrentan a la desidia institucional y a las zancadillas perpetuas de la tensa convivencia de tres países, con sus tozudas jurisdicciones respectivas, tratando inútilmente de poner puertas al campo en 20 kilómetros de charco que son barrizal y paraíso de guerrillas diarias al estilo comanche. Por otro, la de los desheredados que se agarran al espejismo del dinero fácil en esa alcantarilla europea en la que la honestidad es sinónimo de miseria.

El niño (2014) perfila con mano firme las miserias de ambos polos, trazando una intriga criminal-policial que zigzaguea entre ambos con precisión milimétrica. Monzón no nos da respiro, su película se incendia en el minuto uno y ya no hay tregua hasta el espectacular fin de fiesta que proyecta la solvencia de un thriller del otro lado del Atlántico. No hay fisuras en la eléctrica trama criminal, ni en el retrato de juventudes a la deriva encarnadas por esos peones de brega que se mojan el cogote para recoger las migajas que dejan los gángsters con fachada de Armani.

Formidables secuencias de acción (atención a las trepidantes persecuciones helicóptero-lancha en mar abierto), un acabado técnico sobresaliente y, eso sí, la sensación de que pesa más el inmenso potencial del contexto, muy bien exprimido, que la dramatización propiamente dicha, demasiado frágil en algunos lances del relato. Algunos personajes están a medio cocer y hay un romance de por medio demasiado cómodo en el estereotipo. A El niño (2014) le falta un punto de vehemencia y una vuelta de tuerca al retrato incompleto de algunos de sus "inquilinos" (y eso a pesar del excelso nivel del elenco de principales y secundarios) para ser algo más que una muy buena película. No se me entienda mal: es cine de muchos quilates, pero te queda la sensación de que falta ese hervor, ese poso emocional-visceral, que distinguen a los grandes thrillers de los thrillers magistrales

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio Revoluciones por Minuto

RPM: “UN GRAN DÍA EN HARLEM”

De Luis Javier Martínez

  Esta foto siempre ha sido una de mis favoritas. Tomada una mañana de  Agosto de 1958 en la calle 126 de Harlem...


Podcast de cine: BUTACA VIP