El País
Imprimir

Crítica: Amar en tiempos revueltos

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
El niño 44

Lo mejor:
El oficio de Tom Hardy

Lo peor:
Un contraproducente afán de ser varias películas a la vez

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.5
13 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Thriller
  • Fecha de estreno: 19/06/2015
  • Director: Daniel Espinosa
  • Actores: Tom Hardy (Leo Demidov), Noomi Rapace (Raisa Demidov), Gary Oldman (General Mikhail Nesterov), Joel Kinnaman (Vasili), Charles Dance (Major Grachev), Jason Clarke (Anatoly Brodsky), Vincent Cassel (Major Kuzmin)
  • Nacionalidad y año de producción: Reino Unido, Republica Checa, Rumania, EE.UU., 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Los best-sellers, como sujeto de adaptación fílmica, los carga siempre el diablo: la sombra del autor es alargada, y difícil resistirse a la tentación de proceder con una burda ilustración audiovisual del contenido del libro. Saltarte las reglas no está bien visto (los fans son un público inmisericorde, celosos defensores de la integridad de la obra literaria), pero seguirlas al dedillo comporta riesgos aún mayores, a saber, apostar por libros filmados antes que por películas, descuidando las singularidades de la gramática fílmica, despachando una película intachablemente fiel al original pero inorgánica desde el punto de vista estrictamente cinematográfico. Daniel Espinosa se atreve con El niño 44 de Tom Rob Smith con una puesta en escena de esas que arrastra de mala manera el lastre de esas adaptaciones encorsetadas que se mueven a la sombra del original literario con demasiado respeto, incluso con miedo.

La cinta descansa sobre los resortes de una intriga potencialmente incendiaria, la premisa argumental tiene pegada, y el contexto histórico se presenta como una percha impagable para el thriller turbio de criminal psicópata que mueve el motor del relato. Hay mimbres de gran potencial en la raíz del proyecto: un período apasionante y poco explotado en el cine anglosajón (más allá de caricaturas políticas que ensalzaban la superioridad económica social y cultural del modelo capitalista), un envoltorio de género resultón y un puñado de actores de mucho talento.

Pero Espinosa se pierde en los flecos, incapaz de sacrificar subtramas, de priorizar enfoques o de acotar el campo semántico del drama. La cinta maneja por ello un popurrí de tonos, géneros y registros que, lejos de resultar estimulante, acaba por desestructurar la tragedia. El niño 44 es de esas películas que quiere ser demasiadas cosas a la vez: drama romántico, ficción histórica postbélica, película de espías, e incluso cine anacrónico de Guerra Fría, con una presentación altamente estereotipada del mundo soviético.

Pero los varios subgéneros se atropellan entre sí. Ni thriller político ni criminal o los dos a la vez. Las piezas, simplemente, no están bien ensambladas y el drama termina por encallar. Hay más: Espinosa despacha un producto demasiado académico, frío e impersonal (con decisiones tan cuestionables como impostar acentos rusos en una ficción que se desarrolla en la lengua de Shakespeare), escondiéndose demasiado detrás del oficio de Tom Hardy, que a la larga es la baza más sólida de una cinta con demasiadas lagunas.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP