El País

Crítica: Hollywood destripa y desnaturaliza otro clásico de la animación televisiva sin una pizca de ingenio y subestimando la inteligencia de la platea infantil

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
El oso Yogui

Lo mejor:
La animación, muy lograda

Lo peor:
El ultraje a la memoria del Yogui auténtico

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.4
18 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Animación
  • Fecha de estreno: 18/02/2011
  • Director: Eric Brevig
  • Actores: Dan Aykroyd (Oso Yogui), Justin Timberlake (Oso booboo), Anna Faris (Raquel), Tom Cavanagh (Agente Smith), T.J. Miller (Agente Jones), Andrew Daly (Alcalde Brown), Josh Robert Thompson (Narrador)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2010
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

Si Hanna y Barbera levantasen la cabeza se llevarían un disgusto inconmensurable. Perpetrada con el mismo espíritu sacrílego y destructor del infame Garfield y su secuela, El oso Yogui ultraja la memoria de sus dos entrañables mentores con escaso sentido de la misericordia. Absténganse nostálgicos y amigos adultos del Oso Yogui que fue cuando eran niños; no queda de él ni rastro este es un primo lejano, un usurpador, un impostor con nombre ajeno. Eric Brevig se esmera en desnaturalizar el cuento, en cargarse el encanto, la magia y la incomparable comedia; de lo que se trata es de tunear un icono viejo del imaginario infantil, extraerlo de su contexto, formatearlo y readaptarlo a lo que creen que ha de ser el cine infantilposmoderno.

El oso Yogui es de esas películas de ahora que asumen la escasa inteligencia de los pequeños. Asistimos a la transición de un cine infantil, el de los 80 y 90, en el que se asumía que los niños eran cortos de estatura a otro, el de los 2000, en el que se asume que los críos son cortos de mollera. No lo son, naturalmente, por eso este desfigurado oso Yogui distrae con la ley del mínimo esfuerzo; al fin de cuentas es cine sacacuartos; los críos callan y los padres descansan en el mejor de los casos.

Pero la guasa se vertebra en torno a un humor mórbido y mononeuronal que es en sí un castigo para cualquier chaval o adulto avezado en las entrañables aventuras de Yogui y Bubu. Brevig no respeta al personaje ni al espectador con memoria; su película, con la coartada de un ecologismo de baratillo, despliega un sinfín de gags de gusto televisivo y corto alcance, contaminados por la imagen monstruosa y distorsionada que Hollywood tiene de la infancia de ahora, con deje modernillo y humorismo presuntamente enrollado dejando caer lo que suponíamos cuando nos enseñaron el tráiler; que El oso Yogui como película es un proyecto imposible, tan imposible o más que Garfield y Scooby Doo, que el ingenio ni está ni se le espera, y que el 3D empieza a ser un reclamo antipático y apático.

Si tiene críos y quiere anestesiarlos durante hora y media porque sí El oso Yogui es casi tan buena o mala como cualquier otra. Ante cualquier otra expectativa ésta, seguro, es la película equivocada.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP