El País

Crítica: Las cloacas del sueño americano

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha: 27/06/2014
El sueño de Ellis

Lo mejor:
La impagable pareja protagonista

Lo peor:
Algunas lagunas de ritmo y definición en el segundo acto

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.6
20 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 27/06/2014
  • Director: James Gray
  • Actores: Marion Cotillard (Ewa Cybulski), Jeremy Renner (Orlando the Magician), Joaquin Phoenix (Bruno Weiss), Angela Sarafyan (Magda Cybulski), Dagmara Dominczyk (Belva), Ilia Volok (Voytek), Antoni Corone (Thomas MacNally), Francine Daveta (The Cossack)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

El muelle de la Isla de Ellis es un escenario con connotaciones cinematográficas ambivalentes. Por un lado era el vector de comunicación directo entre el viejo y el nuevo mundo en las primeras décadas del siglo, un símbolo de la universalidad del sueño americano, un monumento a la dimensión orgullosamente migratoria de la cultura y la historia estadounidense; pero por otro lado era precisamente lo contrario, a saber, una aspiradora de sueños, el muro infranqueable contra el que la inmigración europea colisionaba en tiempos de las dos guerras para agarrarse a una supervivencia precaria y raquítica lejos de casa, cuando no directamente fraudulenta y delictiva (véase el "aterrizaje" del pequeño Vito Corleone en Ellis en las primeras secuencias de la segunda parte del Padrino). James Gray explora aquí la fascinante paradoja de ese limbo, que es la promesa frustrada de una huida de la miseria de una Europa desangrada por las bombas. El sueño de Ellis, de hecho, explora con una asperidad demoledora la cara B de ese limbo de americanos de segunda, acuñando un discurso rabiosamente actual sobre el rostro menos amable de los flujos migratorios, la contracrónica del manido sueño americano, que se diluye brutalmente en una duermevela de supervivencia indigna en un país, que como todos, se aprovechaba y explotaba a placer las debilidades y acuciantes necesidades del recién llegado.

Gray desgrana las penurias de una inmigrante polaca que sueña con un pedazo de opulencia estadounidense y que choca con un mundo inhóspito de policías corruptos, autoridades implacables, proxenetas sin escrúpulos y explotadores sin conciencia, y en esa atmósfera degradante y alienante, irrespirable a lo largo y ancho de todo el metraje, es donde El sueño de Ellis se postula como una relectura en clave adulta del universo de desheredados supervivientes en los alrededores de la industrialización primitiva, explotados por desalmados y olvidados por el sistema del universo Dickens, en nuevas latitudes.

Un nueva York incipiente y decadente a un tiempo, que cobra vida y se hace asombrosamente tangible gracias a un soberbio diseño de producción y a la deliciosa fachada visual diseñada por el director de fotografía Darius Khondji, que envuelve la ambigüedad moral de un dramatis personae en el filo del abismo. Gray lleva el concepto de melodrama a sus últimas consecuencias, cebándose en las pasiones extremas y autodestructivas de los tres vértices de un insólito triángulo amoroso, que la dependencia, la necesidad, el deseo y el rencor convierten en un campo de minas.

El director de La noche es nuestra está sembrado en la descripción de atmósferas y en en la definición de los vaivenes emocionales, con resonancias históricas, de sus magníficos personajes (que crecen, y cómo, gracias a las soberbias prestaciones de Marion Cotillard y Joaquin Phoenix), y aunque el crescendo no termina de ser redondo, aunque la tragedia presente altibajos en el segundo acto, El sueño de Ellis se cierra con uno de los planos más hermosos y sobrecogedores del cine americano reciente, en la constatación de una derrota múltiple, y en la ejecución de una penitencia que te pone los pelos literalmente de punta.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP