El País

Crítica: El amor contra la representación

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
El tiempo de los amantes

Lo mejor:
El extrañamiento y la sensación de ensoñación vivida que transmite la primera media hora

Lo peor:
Queda en tierra de nadie entre una artificiosidad impostada y la voluntad de hacer una película de maneras costumbristas

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.6
16 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 21/11/2014
  • Director: Jérôme Bonnell
  • Actores: Emmanuelle Devos (Alix Aubane), Gabriel Byrne (Doug), Gilles Privat (Rodolphe), Aurélia Petit (Diane), Laurent Capelluto (Olivier)Françoise Lebrun (la madre de Alix), Denis Menochet (Antoine)
  • Nacionalidad y año de producción: Bélgica, Francia, Irlanda, 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

El tiempo de los amantes, primera película en estrenarse en España del joven cineasta parisino Jérôme Bonnell, arranca con un elocuente plano secuencia que da cuenta del tema en torno al que orbita todo el metraje: la manera en que los engranajes de la representación se integran en nuestra cotidianeidad. Y es que Alix ( Emmanuelle Devos) es una actriz teatral visiblemente incómoda con su vida laboral, familiar y de pareja, obligada a interpretar un papel al que se aferra, cada día que pasa, con una desgana mayor. Sin embargo, la posibilidad de un punto y aparte llegará gracias al encuentro fortuito, durante un viaje a París, con Doug ( Gabriel Byrne), un profesor de Literatura británico que regresa, después de muchos años, a la capital francesa a causa del fallecimiento de una vieja amiga.

 En sus minutos iniciales, aquellos que relatan cómo Alix sigue al desconocido impelida por una oscura voluntad interior, El tiempo de los amantes encuentra un raro equilibrio entre el naturalismo y la ensoñación, y posee el poder sugestivo de aquellos momentos en que lo rutinario deja paso a lo inefable. Bonnell incluso da alas a una rara comicidad cuando la protagonista se infiltra en el funeral -acto de representación social donde los haya- y ha de fingir ser amiga de la difunta. El amour fou entre Alix y Doug cobra forma y, de repente, son dos extraños que no necesitan rendir cuentas al otro y que se entregan sin miramientos, explicaciones o coartadas, a pulsiones emocionales y sexuales que normalmente reprimirían. El amor resquebraja los cimientos de ese gran simulacro que llamamos el "día a día".

 No obstante, esta capacidad de sugerencia, en la cuerda floja desde el principio, no tarda en diluirse cuando el romance se materializa y el mapa sentimental apenas esbozado de Alix muta en un drama afectado y derivativo, que aporta más bien poco en términos narrativos y conceptuales al filme. Así pues, uno lamenta que las soluciones estilísticas y los temas apuntados queden en agua de borrajas y El tiempo de los amantes termine perdiéndose en tierra de nadie tras los pasos de un lirismo de cartón piedra, presa paradójicamente de un sistema de representación cursi, impostado, tristemente habitual en los dramas románticos franceses echando por tierra los hallazgos y virtudes del tramo inaugural.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP