El País

Crítica: De ilusión también se vive

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
Elsa y Fred (2014)

Lo mejor:
Es un remake plenamente justificado

Lo peor:
La película pierde a veces el foco al centrarse en personajes secundarios sin interés

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4
12 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia romántica
  • Fecha de estreno: 10/07/2015
  • Director: Michael Radford
  • Actores: Shirley Maclaine (Elsa Hayes), Christopher Plummer (Fred Barcroft), Marcia Gay Harden (Lydia Barcroft), Scott Bakula (Raymond Hayes), Chris Noth (Jack), George Segal (John), James Brolin (Max Hayes), Erika Alexander (Laverne), Wendell Pierce (Armande)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2014
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

Elsa & Fred (2014) es el remake estadounidense de una producción hispano-argentina con el mismo título dirigida en 2005 por Marcos Carnevale. Aunque esta nueva versión será tachada, para variar, de innecesaria, lo cierto es que ayudará a que la previa sea recuperada y pueda hacerse hueco a nivel global en los ámbitos del formato doméstico y el pago por visión -el film de Carnevale fue en su momento un éxito localista-; y, lo más importante, su existencia pone de manifiesto un cambio de tendencia relevante en lo que al consumo de cine se refiere: la película protagonizada hace diez años por China Zorrilla y Manuel Alexandre fue considerada, sumidos como estábamos en pleno boom socioeconómico y de ostentación hedonista, una extravagancia, al ser una historia de amor entre dos ancianos. Hoy por hoy, la tercera edad ha devenido gracias a sus pensiones un sector demográfico privilegiado, y, además, sigue acudiendo al reclamo de las salas mientras sus descendientes han dado de lado la exhibición tradicional. La Elsa & Fred de 2005 tuvo incidencia popular en términos relativos de taquilla. La de 2015, probablemente obtenga en términos absolutos durante su primer fin de semana de exhibición en cines españoles unas cifras destacables.

 Por otra parte, hay que decirlo ya, la nueva Elsa & Fred (2014) es bastante más recomendable que la original. En el romance terminal entre un viudo que ha perdido la ilusión de vivir (en esta ocasión, Christopher Plummer) y una vecina ( Shirley MacLaine) que lleva sesenta años sumida en ilusiones disparatadas -la principal relacionada con La dolce vita (Federico Fellini, 1960)-, brilla por su ausencia esa filosofía pastel tan propia del cine geriátrico producido en Hollywood y alrededores, que suele concretarse en interpretaciones relamidas, música de ascensor y escenarios propios de revista de decoración; en este sentido, la disparidad entre lo que ha vendido el tráiler de la película y la auténtica naturaleza de esta dan cuenta del miedo de los productores a que el público diese la espalda a una ficción que logra, aun siendo presa de infinitos convencionalismos narrativos y deudas para con el film de Carnevale, otorgar una dosis apreciable de costumbrismo realista a sus imágenes. El mérito corresponde al director de fotografía Michael McDonough ( Winter´s Bone, Albert Nobbs) y, sobre todo, al co-guionista y realizador del film, el británico Michael Radford.

 Radford, uno de los artesanos más ignorados de los últimos treinta años, firmante de cintas tan sólidas como Otro tiempo, otro lugar (1983), 1984 (1984) y B. Monkey (1998), sabe imprimir con la complicidad del montador Peter Boyle -con quien ya colaborase en Un plan brillante (2007)- un ritmo calmo a lo contado, procurando que sea la interacción entre los actores, la verosimilitud gestual y psicológica de las acciones de sus personajes, lo que lleve a buen puerto la historia. La estrategia de Radford es mucho más elegante que la practicada en su Elsa & Fred por Carnavale, tan poco sutil como un estornudo de elefante -recordemos cosas suyas previas en la misma línea como Almejas y mejillones (2000) y Corazón de león (2013)-. Además, la propuesta de Radford incide ocasionalmente en una honda melancolía que Carnavale quiso evitar como la peste; algo irónico teniendo en cuenta que el guión que escribió en su momento le fue inspirado por su amistad con Federico Fellini, aunque después, en Elsa & Fred, reinterpretase con maneras sentimentales lo planteado con ironía sangrante por el cineasta italiano en Ginger y Fred (1986). No es que haya en Radford una intención crítica explícita, pero, al menos, en su película se palpa cierto interés por suscitar en el espectador reflexiones sobre la dificultad a partir de cierta edad, a medida que nos fallan las fuerzas, de seguir batallando con un hoy cada vez más implacable, más inhóspito, más ajeno al mundo del ayer cuyos signos perfilaron nuestra identidad.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP