El País
Imprimir

Crítica: Jay Roach se troncha de la teatralidad crónica del electoralismo estadounidense, y del cinismo universal de la clase política con una sátira salpicada de altibajos

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
En campaña todo vale

Lo mejor:
La química entre los dos protagonistas

Lo peor:
Una apuesta demasiado insistente por el chiste frívolo

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3
4 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia
  • Fecha de estreno: 19/10/2012
  • Director: Jay Roach
  • Actores: Will Ferrell (Cam Brady), Zach Galifianakis (Marty Huggins), Jason Sudeikis (Mitch), Dylan McDermott (Tim Wattley), Katherine LaNasa (Rose Brady), Sarah Baker (Mitzi Huggins), John Lithgow (Glenn Motch), Dan Aykroyd (Wade Motch), Brian Cox (Raymond Huggins), Karen Maruyama (Mrs. Yao), Grant Goodman (Clay Huggins)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2012
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Con la campaña presidencial estadounidense en plena evolución, y los medios pendientes del lenguaje gestual, las carantoñas a los bebés simpatizantes y el ángulo de inclinación de la sonrisa, cualquier cosa menos el contenido del discurso, parece que la sátira se escribe sola, sin forzarla. La vertiente escénica de la alta política americana es tan hiperbólica y tan histriónica que hay que ponerse verdaderamente cafre para que la parodia cuaje y resulte, a riesgo de quedarse corto, o de que la comedia parezca sin quererlo un burdo documental. Eso es precisamente lo que busca Jay Roach, enfatizar la insolencia del gag, cavar hondo para que el humor resultante sea lo suficientemente insolente como para que no podamos lamentar aquello de que la realidad supera tristemente a la ficción.

Para ello nada mejor que dos cómicos kamikaze del calibre de Will Ferrell y Zach Galifianakis, maestros del chascarrillo absurdo y propietarios de rostros de expresividad minimalista y descacharrante, de esos que te arrancan la risa tonta por las bravas y sin apenas fruncir el ceño.

El cóctel, admitámoslo, es muy potente. Roach, Ferrell y Galifianakis forman un triángulo cómico de altura, cargando sin piedad contra la impresentable teatralidad y la recargadísima cosmética de las mentiras y embustes que en campaña profieren con tanto boato los políticos de allí. La gracia es que por una parte En campaña todo vale es lo suficientemente universal como para que el rapapolvo satírico despierte empatías en Washington, Moscú o Ciudad del Cabo. Y sin embargo la cinta se crece en la parodia idiosincrásica y nacional, riendo la indigencia intelectual que rodea, específicamente, la gran farsa electoralista de unos y otros en teatros de mayor o menor envergadura.

Sucede que la comedia tiende a desinflarse, a graparse a la gracieta y al exabrupto soez de baja estofa. Una cosa es cargar las tintas de la sátira para que la contundencia de la caricatura no se vea mermada por la natural idiotez del escenario original, y otra es derivar los chistes hacia el terreno de lo escandalosamente frívolo e infantil. En campaña todo vale pierde peso y contundencia según avanza, y lamentablemente se acaba "willferrelizando" dejando que el protagonista de Hermanos por pelotas arrastre la guasa hacia su terreno, que está, ya sabemos, en las antípodas del humor inteligente y/o sofisticado. A la postre ganan los chistes buenos a los malos, pero los malos son tan gruesos que la contundencia de la sátira se diluye sensiblemente.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio Revoluciones por Minuto

RPM: “MILES AND MUSIC” SEATTLE (3)

De Luis Javier Martínez

El contenido musical de Seattle da para más “Miles And Music”, aquí seguimos con destacados y notables protagonistas: QUIN...


Podcast de cine: BUTACA VIP