El País
Imprimir

Crítica: Anodina y previsible comedia romántica paisajística, hueca en todas sus facetas pero con unas excelentes vistas de la ciudad eterna

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
En la boda de mi hermana

Lo mejor:
Las postales romanas

Lo peor:
Prácticamente todo lo demás

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.8
4 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia
  • Fecha de estreno: 18/06/2010
  • Director: Mark Steven Johnson
  • Actores: Kristen Bell (Beth), Dax Shepard (Gale), Josh Duhamel (Nick), Anjelica Huston (Celeste), Will Arnett (Antonio), Jon Heder (Lance), Alexis Dziena (Joan), Kate Micucci (Stacy), Peggy Lipton (Priscilla), Luca Calvani (Umberto), Bobby Moynihan (Puck), Kristen Schaal (Ilona)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2010
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

Hay un único motivo que justifique mirar ininterrumpidamente En la boda de mi hermana sin pedir indemnización: las postalitas de Roma, ciudad endemoniadamente fotogénica se mire por donde se mire en pantalla grande. Detrás de la Fontana di Trevi no hay nada más que la sosez hiriente de una microscópica comedia romántica reñida frontalmente con la gracia, el glamour o el encanto.

Mark Steven Johnson figura como director en los créditos, pero la anodina irrelevancia del producto, su inclinación por quedarse absorta en las musarañas desde la planicie de un enredo terroríficamente aburrido, sugiere que no hay tal cosa como un director bajo la ñoñez insípida de sus imágenes. En la boda de mi hermana es una película indisimuladamente boba, que vive de las rentas de su única baza, el exotismo latino, despeñándose en mitad de un hechizo amoroso y de una cursilería verdaderamente notable.

Película convencional hasta el abuso, previsible y pastelona con nocturnidad y alevosía, lo nuevo de Steven Johnson (padre de, entre otras, Daredevil o Ghost Rider) asusta por su exagerada simpleza en manos, en mala hora, de dos actores sin carisma, incapaces de lidiar con el marrón que les ha caído encima con un mínimo de soltura.

En la boda de mi hermana es comedia romántica ´de chicas´ según los estándares que, lamentablemente, Hollywood defiende cuando piensa en ganarse el bolsillo de ese público. Quizá tenga potencial respetable de TV movie de sobremesa, fuera de ese contexto el único aliciente, insistiendo, es la ciudad eterna.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!


Blogs