El País

Crítica: Un policiaco ortopédico es la excusa de Nuri Bilge Ceylan para deslumbrar con una aguda reflexión acerca de la redención y la culpa no apto para espectadores impacientes

  • Autor:
  • Fecha: 26/03/2013
Érase una vez en Anatolia

Lo mejor:
Que exija tal grado de implicación al espectador

Lo peor:
Que esa exigencia pueda espantar a la gran mayoría

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.7
3 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 22/03/2013
  • Director: Nuri Bilge Ceylan
  • Actores: Muhammet Uzuner (Doctor Cemal), Yilmaz Erdogan (Commissar Naci), Taner Birsel (Prosecutor Nusret), Ahmet Mümtaz Taylan (Driver Arab Ali), Firat Tanis (Suspect Kenan), Ercan Kesal (Mukhtar), Erol Erarslan (Murder Victim Yasar), Ugur Aslanoglu (Courthouse Driver Tevfik), Murat Kiliç (Police Officer Izzet), Safak Karali (Courthouse Clerk Abidin), Emre Sen (Sergeant Onder), Burhan Yildiz (Suspect Ramazan)
  • Nacionalidad y año de producción: Turquia, 2012
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

La última película del genial Nuri Bilge Ceylan se cierra con la mirada aparentemente ausente de un médico forense al que una rocambolesca noche de búsqueda de un cadáver fantasma en medio de un remoto páramo anatolio le ha cambiado la vida. En la calle apenas el barullo de unos críos que juegan al fútbol en el patio de un colegio, y la silueta de una madre que camina con su hijo de regreso a casa. Necesitas una lupa para ubicar esas dos presencias en el horizonte visual del hombre de la ventana, pero en ese plano aparentemente hueco Érase una vez en Anatolia entra en erupción susurrando un desencanto irrespirable, un sentimiento de culpa de digestión imposible y el eco trágico de una orfandad que ha de grabarse a fuego en la vida de un puñado de gélidos funcionarios que perdieron la inocencia en una carretera sin asfalto de la Turquía profunda.

 

Lo nuevo de Ceylan desafía la paciencia del espectador más rocoso. Sí, aparentemente no pasa nunca nada: una pesquisa sin solución, un asesinato sin causa y una búsqueda estéril que parece no llevar a ningún sitio. Pero la grandeza de esta película es que es todo lo contrario de lo que parece. Cada ínfimo detalle contiene información relevante y la paciencia tiene premio. Ceylan narra la historia en un susurro. Es el espectador el que tiene que hacer el esfuerzo de escucharlo. El esfuerzo vale la pena. Pocas veces el cine reciente dijo tanto con tan poco acerca del amor, la vida y la muerte.

 

Y es que Érase una vez en Anatolia es un thriller pero no lo es, un drama familiar pero tampoco, un cuadro de una burocracia decadente que sucumbe ante la escasez de medios en la periferia, pero tampoco. Es todo eso de refilón, pero la sustancia está en los detalles, en lo ínfimo, en las miradas, en lo que no se dice, en la información que proporcionan las imágenes y los gestos, no los diálogos.

 

A ratos puede resultar abrumadoramente exhaustiva, espesa, zozobrante y sin rumbo. Pero no es ni una cosa ni otra. Lo que ocurre es que Ceylan no te lo quiere poner nada fácil, y si no te aventuras a leer la película por ti mismo te perderás entre los páramos anatolios, entre el papeleo burocrático y los monótonos procedimientos policiales. La historia se cuenta entre líneas, y he ahí donde reside la fascinante complejidad de esta nueva muestra del genio de uno de los cineastas más solventes del cine universal contemporáneo.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP