Crítica: El Anticristo es mujer

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
Exorcismo en el Vaticano

Lo mejor:
Su ambiguo final

Lo peor:
La película se ha abierto paso en la cartelera, cuando no vale la pena verla en pantalla grande

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2
6 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Terror
  • Fecha de estreno: 08/01/2016
  • Director: Mark Neveldine
  • Actores: Olivia Taylor Dudley (Ángela), Dougray Scott (Roger Holmes), Michael Peña (padre Lozano), Kathleen Robertson (Dra. Richards), Alison Lohman (Psych Patient), John Patrick Amedori (Pete), Michael Paré (Det. Harris), Cas Anvar (Dr. Fahti), Noemi Gonzalez (Maria)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Exorcismo en el Vaticano es la primera película dirigida en solitario por Mark Neveldine. Previamente, Neveldine había realizado codo a codo con Brian Taylor hasta cuatro largometrajes: Crank: Veneno en la sangre (2006), Gamer (2009), Crank - Alto voltaje (2009) y Ghost Rider: Espíritu de Venganza (2011).

 Se piense lo que se piense de aquellos títulos, trataban de sublimar su adscripción al cine basura merced a una puesta en escena histérica. A menos que se materialice algún día Crank 3, la asociación entre Taylor y Neveldine ha concluido. Y el debut tras el objetivo del segundo sin el primero ha pasado a pecar, salvo por algún destello aislado -la reverberación puntual de las imágenes, la planificación del vuelco de un automóvil o la levitación de la protagonista- de absolutamente aséptica: su concepción de lo estético digital es propia de una película producida por un canal cualquiera de pago por visionado, para su programación en horario vespertino.

 En este sentido, el hecho de que nos topemos entre los implicados en Exorcismo en el Vaticano con nombres de profesionales con cierto peso específico como los actores Michael Peña, Dougray Scott y Djimon Hounsou; el productor y guionista Chris Morgan; y el propio Neveldine, hacen pensar en un proyecto accidentado o mercenario, algo que confirman en cierto modo declaraciones de este último: "Originalmente, Exorcismo en el Vaticano estaba escrita como película de metraje encontrado. Pero los responsables de la productora me indicaron que preferían un estilo más convencional de ficción".

 Sea sin embargo por indolencia, o por oportunismo dado el predicamento actual del found footage en el cine de terror, Neveldine no ha podido o querido erradicar del metraje las huellas de dicho registro, visibles incluso en el título original de la película, The Vatican Tapes. Ello se traduce, por un lado, en una mínima chispa de vida para lo que vemos, aunque sea por contraste con la mediocridad fotográfica general. Pero, también, en una suerte de engaño, que el título en castellano no hace nada por aclarar.

 Y es que las desdichadas peripecias de una joven responsable y un tanto estresada por la rivalidad emocional que mantienen a su costa su novio y su padre, Angela (Olivia Dudley), cuyos síntomas súbitos de enfermedad mental son leídos por un sacerdote en clave de posesión diabólica, no transcurren en el Vaticano; ni ganan un ápice de mayor significado por plasmarse a cada tantos minutos, un poco a capricho, vía las cámaras de una comisaría, un móvil, o un hospital psiquiátrico.

 A pesar de tales maniobras distractivas, tal y como ha llegado a nosotros Exorcismo en el Vaticano es un relato muy derivativo, al gusto de cierto segmento de la audiencia hispana: la película es fruto de una sinergia entre el estudio norteamericano Lionsgate y la cadena mexicana Televisa, y sigue punto por punto la estructura de la clásica El exorcista (1973) o la reciente Líbranos del Mal (2014). Aunque, sin las calidades expresivas de una, ni el tenebrismo de la otra. Por ello, todo cuanto precede al exorcismo suena a excusa para rellenar minutos, y la ceremonia en sí es de una espectacularidad rijosa, valga la paradoja.

 Lo único destacable en última instancia de esta primera apuesta a solas de Mark Neveldine por la dirección, es su desenlace: no tanto por sorpresivo, aunque desde luego no lo revelaremos, como por sus implicaciones. En estos tiempos de resurgir para el feminismo, es interpretable como un alegato a favor de la mujer: Angela logra emanciparse alegóricamente de la férula con que la constreñían, no ya su progenitor y su pareja, sino todo un orden sociocultural opresivamente masculino, para liberar sus muchos potenciales. Pero, teniendo en cuenta el cariz que se da a esa liberación -desde una imaginería y unos discursos de un cristianismo oficialista-, muy bien podría ser que se estuviese apelando a valores ultraconservadores. La duda queda ahí.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio Revoluciones por Minuto

RPM: “LUGARES DE ABANDONO”

De Luis Javier Martínez

Las construcciones puede que sean los mejores testigos de la historia, y su conservación lo que más ayude a mantener vivo...


Podcast de cine: BUTACA VIP