El País

Crítica: Estereotipos a expuertas del cine de béisbol en un drama deportivo de manual solo matizado por la excelente prestación colectiva del reparto

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Golpe de efecto

Lo mejor:
Eastwood, un actor fabuloso

Lo peor:
Es previsible hasta la extenuación

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.8
12 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 23/11/2012
  • Director: Robert Lorenz
  • Actores: Clint Eastwood (Gus), Chelcie Ross (Smitty), Raymond Anthony Thomas (Lucious), Ed Lauter (Max), Amy Adams (Mickey), Clifton Guterman (Neil), Carla Fisher (recepcionista legal), George Wyner (Rosenbloom), Bob Gunton (Watson), Jack Gilpin (Schwartz), Matthew Lillard (Phillip Sanderson), Robert Patrick (Vince), John Goodman (Pete Klein), Scott Eastwood (Billy Clark), Justin Timberlake (Johnny)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2012
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

A Eastwood le está empezando a fallar la lucidez de cineasta grande. Sus tres últimas películas (Invictus, Más allá de la vida y J. Edgar) están a años luz del pedigrí que se presupone al creador de Sin perdón. Su buen juicio a la hora de comprar guiones anda algo perjudicado, no en vano estuvo a punto de ponerse al frente de Golpe de efecto, una película que podría ser de Penny Marshall o Ron Howard y cuyas dobleces son, en el mejor de los casos, inexistentes. Al final Eastwood le pasó la pelota a Robert Lorenz, su director de segunda unidad de cabecera, fiel a su promesa de no volver a ponerse simultáneamente delante y detrás de la cámara, y lo cierto es que le ha hecho un favor a su brillante filmografía. Golpe de efecto es un trillado drama deportivo, una película de béisbol de libro, de esas que ensalzan la gran epopeya americana que se esconde detrás de la mitología del bate.

El guion de Randy Brown no escatima en lugares comunes; un anciano ojeador de béisbol que vive por y para el trabajo, una ambiciosa abogada que hace lo mismo y que tiene una cuenta pendiente con un padre del que la separa un abismo, y un periplo de reencuentro con el juego como excusa y, naturalmente, un romance colateral incrustado en la dinámica paterno-filial con calzador.

Lorenz no tiene entre manos un material genuino precisamente para agradecerle al maestro la confianza en él depositada. Y no lo queda otra que dejarse llevar por los estereotipos, por la composición siempre meritoria pero excesivamente a la carta de un Eastwood que repite, con pocos matices, el papel de viejo cascarrabias de Gran Torino (gruñidos incluidos), ejerciendo de clave de bóveda de un drama grueso y previsible, que subraya las virtudes y defectos de los buenos y de los malos hasta caer en el resbaladizo terreno de la caricatura.

Más allá del meritorio trabajo del excelente reparto, Golpe de efecto es película de personajes opacos y estereotipados y avatares trágico-deportivos de manual. Lorenz se defiende desempeñándose con oficio en medio de tanta muletilla y pide a gritos material más noble para mostrarse digno heredero del maestro. La sensación aquí es que Eastwood le ha largado un marrón del que él no quería hacerse cargo. El resultado es una película demasiado previsible y demasiado cuadriculada para los estándares habituales de la factoría Malpaso.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP