Crítica: Homenaje a una gran actriz

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Grandma

Lo mejor:
Una soberbia Lily Tomlin

Lo peor:
Algún deje esporádico de película indie de diseño

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.8
11 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia
  • Fecha de estreno: 20/11/2015
  • Director: Paul Weitz
  • Actores: Lily Tomlin (Elle Reid), Julia Garner (Sage), Marcia Gay Harden (Judy), Judy Greer (Olivia), Laverne Cox (Deathy), Elizabeth Peña (Carla), Nat Wolff (Cam), Sarah Burns, John Cho (Chau), Sam Elliott (Karl)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Ausente, o casi, de la primera línea de batalla desde hace demasiado tiempo, Lily Tomlin, que es una de las grandes secundarias de Hollywood de las últimas décadas tenía una deuda pendiente. Grandma es una suerte de desquite, el acto de quitarse una espina que pesa desde hace demasiado tiempo. Paul Weitz le brinda aquí la plataforma para reivindicarse con una de las interpretaciones femeninas protagónicas más brillantes del cine americano en años. Arropada por la estructura mínima de una película de presupùesto exiguo, de las que dignifican las desprestigiadísima etiqueta de lo indie y alternativo, Tomlin construye un personaje pródigo en matices, el de una poetisa de vuelta de todo, cínica y descreída que se acerca, por chulería crónica, al abismo de la soledad, salvada por la campana por un reencuentro fortuito y proverbial con el género humano a través de una nieta en apuros, que es la coartada para una redención in extremis, que en realidad es de doble sentido.

Tras una impecable presentación de personajes, yendo al grano desde el minuto uno y sin perder un solo segundo en digresiones accesorias o en redundancias narrativas, Weitz da rienda suelta a una Tomlin enorme en la oscilación entre tonos y registros, que borda el drama desde la comedia y la comedia desde el drama como solo saben hacer los grandes. Grandma es una película de personajes, pero es sobre todo una película de actriz.

Tomlin es la medida de todas las cosas, y la paleta de estados de ánimo de que nutre al personaje, desde el estoicismo sulfúrico de una mujer que hace del sarcasmo un arte, es el esqueleto de esta singular y minúscula road movie que traza un punto de encuentro (o de reencuentro, mejor dicho) entre tres generaciones de mujeres, alrededor de un proceso de redención que se cruza con el periplo de iniciación de la nieta, en el transcurso de una tarde en que recibe una sesión intensiva de instrucciones de uso de la vida.

Pero no todo el mérito es de Tomlin. Weitz maneja bien el barco sabiendo dosificar el drama y comedia sin que el uno eclipse o haga sombra al otro. Alrededor de un libreto plagado de diálogos brillantes y enredos y encuentros entre descacharrantes y conmovedores, el director de American Pie construye el impecable crescendo desvelando, plano a plano, con una sutileza nada desdeñable, el rostro más solemne y dramático de la historia, sin almíbares, desde la ternura, que no desde el ternurismo. Es decir, que Grandma es, sí, Tomlin, pero es también mucho más que eso. Eso sí, la no nominación al Oscar de la veterana Lily sería una afrenta y una bofetada al buen gusto.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio Revoluciones por Minuto

RPM: “PROMESAS CUMPLIDAS”

De Luis Javier Martínez

Con la música electrónica tengo una relación de amor y odio, y aunque los dos discos anteriores de Floating Points no me h...


Podcast de cine: BUTACA VIP