El País

Crítica: Alberto Rodríguez confirma la buena salud general del thriller nacional con un policiaco ejemplarmente turbio e inhóspito

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Grupo 7

Lo mejor:
La impecable realización de Alberto Rodríguez

Lo peor:
Algún tópico inevitable matizando la vida íntima de los polis malos

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.1
39 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 04/04/2012
  • Director: Alberto Rodríguez
  • Actores: Mario Casas (Ángel), Antonio de la Torre (Rafael), Inma Cuesta (Elena), Lucía Guerrero, José Manuel Poga (Miguel), Diana Lázaro (Marisa Morales)
  • Nacionalidad y año de producción: España, 2012
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

En 1992 Sevilla se abrió al mundo inaugurando con pompa y circunstancia la deficitaria Exposición Universal que modernizó la ciudad. Detrás del corte de cinta protocolario se apilaban años de maquillaje y retirada de chatarra; un lavado de cara que proyectase una imagen turística inmaculada para asombrar a los visitantes. Grupo 7 da fe de ese grotesco barrido de basura entre bambalinas. Un grupo de policías de los de golpear primero y preguntar después patrulla las calles del centro sevillano saltándose a la torera todas las normas para extirpar por las bravas el cáncer de la droga, intimidar a los camellos para que se apartasen de la foto y enfilaran hacia la periferia y amedrentar a los yonquis para buscar un roncón menos a la vista donde seguir pinchándose.

Alberto Rodríguez, un experto en las malas calles sevillanas, como delata la estimable 7 vírgenes desnuda aquí con pelos y señales la desvergüenza institucional, la inmoralidad deplorable de las autoridades de una ciudad esforzándose por aparentar lo que en realidad no era; y el brazo ejecutor de ese lifting es una cuadrilla de matarifes con placa y pistola que luchan contra el crimen con las mismas armas y los mismos métodos de aquel.

Asistimos así a una impecable sucesión de redadas y ajustes de cuentas a rebufo de las "hazañas" de la tropa de élite, que copa titulares de periódicos y limpia de mierda las aceras del centro sevillano al mismo ritmo que una inmensa explanada de tierra cristaliza, mes a mes, en lo que será en poco tiempo la Expo del orgullo sevillano. Rodríguez no se anda con paños calientes, su película es, por decirlo suavemente, poco condescendiente con la infamia institucional, con la impresentable falta de escrúpulos de los políticos que sonríen en la foto presumiendo de las burradas callejeras de los polis malos.

Grupo 7 borda la irrespirable atmósfera de la ciudad decadente, el pulso de los barrios de la vergüenza con un cuadro suburbial incisivo y demoledor. Rodríguez despacha un thriller eléctrico, sucio y sudoroso, muy cañí y empantanado en una canícula irrespirable. Los rincones de perdición sevillanos vibran al paso de su cámara, que da fe de la operación limpieza con una rítmica deslumbrante.

Pero hay más, debajo del umbral de corrupción infecciosa y de siniestro abuso de poder, se cruzan los destinos de dos policías con almas gemelas a su pesar. Grupo 7 echa el cierre con una conversación vacía entre maestro y discípulo, emulando la tragedia desdoblada del Fat City de John Huston. Antonio de la Torre y Mario Casas encarnan en verdad, como Stacey Keach y Jeff Bridges en aquella, un único personaje partido en dos; el uno es el espejo del otro, y el desolador paisaje emocional en la vida del hiperviolento veterano avanza el inexorable destino del cachorro descarriado, que entierra sus ideales bajo cemento para mutar en alimaña y en justiciero turbio, con el corazón putrefacto.

Rodríguez abusa de estereotipos para ilustrar el camino de perdición del uno y del otro; sus respectivos contextos emocional-familaires son de libro, pero avivan dignamente la dimensión del doble fracaso. El director de 7 vírgenes sabe acicalar el tópico con oficio para que estorbe poco. A la larga el vacío moral y sentimental de los dos monstruos se cruza donde debe; para entonces Grupo 7 ha atado todos los cabos como dios manda. No hay duda, es y será una de las grandes películas españolas del año

Ir a la película >



Guía del Ocio en App Store Guía del Ocio en Google Play

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota