El País

Artículo: Guerra Mundial

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha: 02/08/2013

Brad Pitt protagoniza y produce la esperada adaptación al cine de la gran novela de zombis de la última década, firmada por Max Brooks.

Guerra Mundial Z
  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 02/08/2013
  • Director: Marc Forster
  • Actores: Brad Pitt (Gerry Lane), Mireille Enos (Karin Lane), Daniella Kertesz (Segen), James Badge Dale (Capitán Speke), Ludi Boeken (Jurgen Warmbrunn), Jamie Foxx (Parajumper), Fana Mokoena (Thierry Umutoni), David Morse (Ex-agente de la CIA), Elyes Gabel (Andrew Fassbach), Sterling Jerins (Constance Lane)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Brad Pitt, un perfecto ignorante hasta ahora del mundo de los nomuertos, confiesa haberse convertido en auténtico experto en el universo zombi después del rodaje de Guerra Mundial Z. El proyecto, de hecho, nace de su empeño por poner en imágenes la popular novela homónima de Max Brooks, que propone una audaz aproximación al subgénero desde una perspectiva apocalíptica y global, con énfasis sustancial en la dimensión íntima del drama.

Plan B, productora de Pitt, vislumbró de inmediato el potencial del bestseller al que, por fortuna para el actor, nadie del mundo del cine había rondado hasta ahora por las dificultades inherentes a la adaptación. El libro narra la guerra mundial zombi en primera persona desde el subjetivo punto de vista de varios personajes. Pitt y su gente tuvieron claro desde el principio que era imposible respetar y reproducir en cine la estructura del libro, por ello optaron por elegir uno de los testimonios y tejer el drama alrededor. Gerry (Brad Pitt) es un feliz padre de familia que vive por y para los suyos, después de años de frenético y temerario servicio como investigador de la ONU, mezclado en algunos de los conflictos más sanguinarios del globo.

Pero una mañana cualquiera, de camino al trabajo, Filadelfia amanece en el caos. Un extraño virus expande como la pólvora la rabia entre personas, y Gerry se las ve y se las desea para poner a los suyos a salvo. Lo hace gracias a la intermediación de un excolega de trabajo. Pero hay un precio a pagar: el gobierno estadounidense busca al hombre adecuado para dar con el paradero del paciente cero y localizar el primer foco de la epidemia para así poder desarrollar una vacuna. Entre tanto, los zombis se hacen fuertes en todos los rincones del globo. Corea, Israel y Gales serán los lugares por los que Gerry busque la pista para dar con el antídoto, mientras su mujer e hijas esperan su regreso.

Dirigida por el todoterreno Marc Forster (Quantum of Solace), que apuesta por una aproximación hiperrealista a un género que parece vivir una segunda edad de oro, Guerra Mundial Z es mucho más que una simple película de zombis; zombis que, por cierto, responden aquí a un patrón social, la teoría del enjambre, típica de muchas especies animales. Pitt y Forster apuestan por un espectáculo apocalíptico internacional que no repara en gastos, pero que a la vez vertebra el absorbente suspense en torno a un drama minúsculo, el de un padre desesperado y dispuesto a todo por garantizar la seguridad y supervivencia de su familia. La cinta, que costó la friolera de 190 millones de dólares, lleva ya recaudados más de 470 en todo el mundo.

El eclecticismo como emblema

• Alemán de nacimiento pero suizo de adopción, Mar Forster se formó como cineasta en la Universidad de Nueva York.

• Después de un puñado de experiencias en el cine documental, debuta en el largo de ficción con Un grito en la noche (2000), pero la consagración llega de la mano de Monster’s Ball (2001).

• Desde entonces Forster se afianza como uno de los directores más eclécticos de Hollywood. Lo mismo te dirige un dramón de Oscar (Descubriendo Nunca Jamás) que un 007 (Quantum of Solace).

Y además

Epidemias zombis

28 DÍAS DESPUÉS (2002)

Cillian Murphy era uno de los escasos supervivientes a la expansión por Reino Unido de un virus letal que convierte en zombi a todo bicho viviente. Danny Boyle se saltó un buen puñado de convenciones del género zombi, apostando por un prisma de ciencia-ficción apocalíptica del que bebe Marc Forster en Guerra Mundial Z. En muchos aspectos, un nuevo año cero para el cine de zombis.

RESIDENT EVIL (2002)

Con un tono bien diferente, Paul W.S. Anderson llevó al cine el videojuego del mismo título en una cinta de acción convencional que, no obstante, también abunda en la idea de la pandemia en torno a un patógeno con capacidad para reanimar las células muertas. Milla Jovovich se pega un notable festín de zombis en las cinco entregas de la saga hasta la fecha. El año que viene llega la sexta.

SOY LEYENDA (2007)

Tomando como punto de partida (aunque con mil licencias), la novelita homónima de Richard Matheson, un clásico de la literatura de ciencia-ficción de los 50, Francis Lawrence convertía a Will Smith en un científico neoyorquino, convencido de ser el último superviviente sobre la Tierra, mientras investiga una vacuna para el virus que ha convertido en zombis a todos sus congéneres.

INVASIÓN (2007)

Nada podía salir mal: una nueva versión de La invasión de los ladrones de cuerpos, el director de El hundimiento y un reparto de campanillas. Y sin embargo casi todo salió mal. No era una película de zombis al uso, pero la epidemia extraterrestre que neutralizaba las emociones mediante contagio seguía fielmente (y sin estilo) los patrones del cine apocalíptico de no-muertos.

REC (2007)

La contribución española al subgénero llevaba la firma de Jaume Balagueró y Paco Plaza. Una comunidad de vecinos se veía drásticamente afectada por la expansión de un extraño virus (sí, otro más) que convertía en sanguinarios zombis a los afectados. Cine de nomuertos de bajo presupuesto y óptimos resultados que propició dos secuelas y un desangelado remake americano, Quarantine.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP