El País
Imprimir

Crítica: Concebida como un apéndice del filón "Crepúsculo", lo nuevo de Richard LaGravenese es un nuevo y empalagoso mejunje romántico-sobrenatural para quinceañeras

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Hermosas criaturas

Lo mejor:
Su tímido intento de proponerse auto paródica

Lo peor:
Un sucedáneo de "Crepúsculo". Está todo dicho

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.3
16 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 01/03/2013
  • Director: Richard LaGravenese
  • Actores: Emily Raymond (Ridley Duchannes), Jeremy Irons (Macon Ravenwood), Emma Thompson (Mrs. Lincoln), Viola Davis (Amma), Alice Englert (Lena Duchannes), Thomas Mann (Link), Kyle Gallner (Larkin), Alden Ehrenreich (Ethan Wate), Zoey Deutch (Emily Asher), Andrea Frankle (Lila Wate), Rachel Brosnahan (Genevieve Duchannes), Camille Balsamo (Katherine Duchannes), Teri Wyble (Charlotte Duchannes), Jackie Tuttle (Isobel Duchannes), Justine Wachsberger (Justine Duchannes)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Puede que carezca del despliegue testosterónico y muscular de la franquicia Crepúsculo, pero al menos Hermosas criaturas amaga con reírse de sí misma, tiene a bien no tomarse demasiado en serio y desarrollar una suerte de estrategia autoparódica que la distancie de la solemnidad risible y empalagosa de las varias entregas de la saga vampírica. Pero también es verdad que las comparaciones son odiosas... e inevitables.

Richard LaGravenese, que vaya usted a saber qué demonios hace metido en un fregado de este calibre, se diluye detrás de una potente campaña de marketing con aura de película, pero la fórmula es irritantemente clónica en espíritu al de las novelas de Stephenie Meyer. Dinero llama a dinero, y Hermosas criaturas aprovecha estratégicamente un vacío de poder, causado por el final de la mencionada saga, buscando reenganchar a su fiel público adolescente femenino a un producto indiscriminadamente hermano, cocido a imagen y semejanza de la franquicia modelo (la de los vampiros intensos), sin un ápice de carácter o autonomía más allá de su capacidad de acoplarse al eco de las películas que con tan poco disimulo intenta imitar. Romance adolescente en torno a lo prodigioso y sobrenatural, llena de muletillas de subgénero, de frases de esas que las quinceañeras compartirán en su muro de Facebook.

Hermosas criaturas existe a expensas de otra película, y con eso está dicho absolutamente todo. Es verdad que LaGravenese trata de esquivar la ridícula solemnidad cursi y almibarada del hueco romance crepuscular, que era involuntariamente cómico, esparciendo aquí y allá píldoras de autoparodia; pero el empeño es muy tímido, y muy insuficiente. Falta coraje para empujar la película nítidamente hacia el lado de la comedia, y el resultado es un puedo pero no quiero. Romanticismo adolescente de bote, con un toque entre gótico y kitsch que pretende marcar, sin éxito, la diferencia. Eso vende una película cuyo peor defecto es lo que está por venir; una temible trilogía que por tener no tiene ni la vendible belleza de tres actores emergentes con aura de estrellas. Los dos protagonistas de Hermosas criaturas son insípidos, inexpresivos y olvidables hasta límites exagerados.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP