El País

Crítica: El rostro "inocente" del mal en un thriller psicológico con crescendo muy logrado pero que intenta sin éxito tocar demasiados palos

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Hijo de Caín

Lo mejor:
La hábil gestión de los nudos de la trama

Lo peor:
Toda la subtrama ajedrecística

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.4
17 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 31/05/2013
  • Director: Jesús Monllaó
  • Actores: Jose Coronado (Carlos Albert), Abril García (Laura), Julio Manrique (Julio Beltrán), Maria Molins (Coral Folch), Mercè Rovira (Patrícia Beltrán)
  • Nacionalidad y año de producción: España, 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

En torno a la incertidumbre generada por la fachada de ejemplaridad que transmite una familia de clase alta con oveja negra, construye Jesús Monllaó la intriga de este singular thriller psicológico. La clave está en la hábil gestió de las pistas falsas, de los callejones sin salida. Monllaó conduce el suspense con oficio, desde la descripción de una rutina familiar en la que la grieta disfuncional parece no tener un porqué razonable, pasando por el trauma de la colisión de dos progenitores a la intromisión de un psicópata en su casa, en la piel de su propio hijo. De hecho, cuando la cinta se limita a explorar los efectos del cartucho de dinamita en el día a día de la familia del hijo, a especular, con sonados golpes de escena, sobre la naturaleza del rencor que provoca el perturbado proceder del primogénito, Hijo de Caín camina, recreándose en morbosamente en la floración paulatina de la semilla del mal.

Y de eso va precisamente esta irregular película, de preguntarse y preguntarnos si el mal existe o no disociado de las coartadas sociales y familiares. ¿para ser un cabronazo es necesario haber padecido las de Caín en una infancia de represión e incomunicación perpetua? ¿se puede ser un perfecto malnacido y un adicto al daño ajeno sin parámetros socioculturales a los que echar la culpa? Monllaó esboza esas cuestiones, aunque el thriller enfile en ocasiones caminos demasiado trillados.

El talón de Aquiles es el atrezo, la fidelidad a la novela original. El potencial psicópata es aquí un genio del ajedrez, y detrás de la grimosa intriga familiar se teje una sustancial subtrama centras en el mundo de los niños prodigio, de la psicología del juego y de la competición ajedrecista propiamente dicha. Todo ese sustrato funciona mal, casa torpemente con el resto y, con frecuencia, ralentiza el desarrollo de la intriga. Emergen desde ese lado perfiles, situaciones y personajes exageradamente literarios. La película lo acusa, y el crescendo pierde gas fotograma a fotograma.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP