El País

Crítica: Forasteros de la existencia

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
Historia de una pasión

Lo mejor:
Varias escenas antológicas

Lo peor:
No es difícil cebarse con la película desde ciertos puntos de vista

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.7
24 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 07/10/2016
  • Director: Terence Davies
  • Actores: Cynthia Nixon (Emily Dickinson), Jennifer Ehle (Vinnie Dickinson), Duncan Duff (Austin Dickinson), Keith Carradine (Edward Dickinson), Jodhi May (Susan Gilbert), Joanna Bacon (Emily Norcross), Catherine Bailey (Vryling Buffam)
  • Nacionalidad y año de producción: Reino Unido, Bélgica, 2016
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Pensado a posteriori, una vez Historia de una pasión se ha hecho realidad, el encuentro del director británico Terence Davies -artífice entre otras de El largo día acaba (1992) y Sunset Song (2015)- con la poetisa estadounidense Emily Dickinson (1830-1886), parecía inevitable. En una entrevista concedida a Michael Murphy hace una década, mientras preparaba su reflexión documental sobre la Liverpool en que creció, Of Time and the City (2008), Davies calificaba su talante en tanto creador y ser humano como el propio de un "outsider de la vida (...) sumido en una soledad espiritual que nada puede aliviar"; y se acogía, a fin de brindar consuelo a su interlocutor y procurárselo él mismo, a las cavilaciones líricas de Dickinson en torno a que "la Tierra es efímera / la angustia absoluta / y el dolor abunda / pero, ¿qué más da?".

 Dickinson también fue, por razones varias, una forastera de la existencia y de lo estipulado como artístico, que se abocó durante la mayor parte de su vida a la introspección solitaria; y que no siempre, como refleja Historia de una pasión, atinó a sublimar a través de una escritura de tanta templanza como la que evidencian los versos apuntados, las inseguridades y miserias inherentes a la vivencia de lo cotidiano junto a sus -escasos- seres queridos. En este sentido, la película de Davies es una aproximación empática a una sensibilidad similar a la del cineasta, y, al mismo tiempo, una requisitoria de cariz especular acerca de la credibilidad de los vasos comunicantes entre vida y obra, atorados en demasiadas ocasiones por las impurezas, la basura.

 Es uno de los motivos por los que, en Historia de una pasión, los hechos destacados en la vida de Dickinson abarcan registros antagónicos: los agresivos contrastes tonales entre escenas sucesivas llegan a causar a veces perplejidad. Aunque lo cómico, lo agrio, lo trágico, hagan gala esencial de una misma épica íntima de lo doméstico -en la que hay lugar tanto para lo acogedor como para lo pavoroso-, consustancial a la articulación de sus miradas tanto en el caso de la poetisa como en el del cineasta. "Los protagonistas del cine de Davies, ajenos a las convenciones definitorias de lo familiar y lo romántico, podrían ser considerados por la cultura dominante inútiles, y, de hecho, se desenvuelven en una esfera privada autónoma, muy peculiar" (Michael Koresky).

 Pero hay otra razón que puede explicar la narrativa fragmentaria, discordante, de Historia de una pasión, perceptible también en la realización anterior de Davies, Sunset Song, en contraposición a la mayor parte de su filmografía precedente. Cuando hubo concluido The Deep Blue Sea (2011), última de sus películas hasta la fecha en la que la cadencia eufónica de lo representado lindaba con el ritual escenográfico, Davies confesó en otra entrevista, esta vez ofrecida a Michael Koresky, que "he dejado de saber, francamente, por qué hago películas, no sé la razón por la que continúo con ello. Lo he sabido, ha habido una época en que lo sabía. Ahora ya, no".

 Quizá es por ello que, como le sucedía a Sunset Song, Historia de una pasión está lejos de ser una propuesta redonda, coherente y fluida de principio a fin, y pasa a conformarse como laboratorio experimental de imágenes capaces de erigirse en iluminaciones sin importar su armonía con las que les anteceden y las que siguen; más aún, que fían su impacto en el espectador a su condición de retales en un cajón de sastre; algo que, en el caso del título que ahora nos ocupa, guarda concordancia con el modo accidentado en que Emily Dickinson desarrolló su poesía, a la que caracterizó por añadidura una puntuación "selvática". Por ello, piense uno lo que piense sobre Historia de una pasión en su conjunto, alberga algunas de las escenas más bellas y perturbadoras que podrán verse esta temporada. Entre ellas, las correspondientes a la agonía de la poetisa, la velada de bel canto a la que asiste con sus padres y hermanos, y, en especial, la sesión fotográfica a la que se somete toda la familia Dickinson.

 Esta última se constituye en el enésimo entendimiento en el cine de Davies del ser humano como naturaleza muerta, y da cuenta nuevamente de su obsesión perenne con la memoria y el pasado, y su problemática evocación a través de la cámara; de su concepción del arte como medio epifánico para la plasmación de los tormentos y los éxtasis y, al mismo tiempo, su conciencia lúcida sobre la dificultad de lo registrado para aprehender la vida que se siente, la vida que corona su propia extinción. En palabras de Emily Dickinson, "un vacío en la razón, se quebró / caí, y caí / y di con un mundo, en cada zambullida / y terminé sabiendo -entonces-"...

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio hace un paréntesis y regresará en septiembre.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP