El País

Crítica: La franquicia imposible

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Hitman: Agente 47

Lo mejor:
Bach es un tipo solvente aunque nada original

Lo peor:
Que sea tan aburrida

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.5
13 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 02/10/2015
  • Director: Aleksander Bach
  • Actores: Rupert Friend (Agente 47), Zachary Quinto (John Smith), Hannah Ware (Katia van Dees), Thomas Kretschmann (Le Clerq), Emilio Rivera (Fabian), Dan Bakkedahl, Mona Pirzad (esposa de Litvenko), Michaela Caspar (Clerk), Rolf Kanies (Dr. Delriego)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Por si no era suficiente con la anodina y somnífera cinta original, Hitman, los porqués son insondables, cuaja ocho años después como franquicia resucitando para el cine el popular videojuego del mismo título, que es aquí, como entonces, en manos de Xavier Gens, una colección de rutinas de cine de acción espídico, fanfarrón y pasado de rosca, a vueltas con los mamporros al ralentí y la balística coreográfica a cámara super lenta. Técnicamente Hitman: Agente 47 es una película, a grandes rasgos, solvente, el problema es que vive de parasitar ideas ajenas, escondida detrás de un escaparate de set-pieces de acción ultraprevisibles, filmadas en registro funcionario, imitando libros de estilo ajenos sin siquiera una mínima aportación a la causa.

Aleksander Bach vive básicamente del cuento, de copiar a otros, de apropiarse de imágenes de otras películas para reproducirlas prácticamente sin fltlro. Es lo que tienen los sucedáneos, y el nuevo Hitman tiene alma de producto gregario del primer al último minuto. Dejemos de un lado pataletas por la levedad microscópica del guion, por la la ausencia de personajes entendidos como tales y por ese aura de publicidad televisiva de lujo que infecta toda la película, de principio a fin. Hitman: Agente 47 es carnaza para fanáticos de la acción de serie B sin más gasolina que coches de choque, mamporros a diestro y siniestro y balas silbando por doquier. Pero la vulgaridad dramatúrgica se le presupone, por descontado.

El problema es que Bach no logra convencernos ni aún estando como estamos sobre aviso de que no hay película, sino un puñado de coreografías mamporreras mejor o peor conseguidas. Todo es escasamente o nada nuevo, genuino u original en esta secuela que nunca debió ser. Rupert Friend es un héroe más anodino si cabe que el olvidable y olvidado Timothy Olyphant, pero la culpa de la escasa pegada de la cinta no es suya. Bach es incapaz de ganarnos para la causa con una sucesión agotadora de golpes de adrenalina sin brillo ni sustancia. Simplemente desbordan los lugares comunes, porque el nuevo Hitman no es una película tópica y mecánica solo en el contenido, también lo es en el continente. En resumen: la prueba fehaciente de que no había franquicia.

Ir a la película >



Guía del Ocio en App Store Guía del Ocio en Google Play

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs