El País

Crítica: Excelente reparto y mimbres de impecable producción victoriana al servicio de una comedia sexual que apunta pero nunca dispara

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Hysteria

Lo mejor:
La solvencia del reparto

Lo peor:
Que no se atreva a soltarse el pelo y a ser políticamente incorrecta

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.4
12 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Romántica
  • Fecha de estreno: 15/06/2012
  • Director: Tanya Wexler
  • Actores: Hugh Dancy (Mortimer Granville), Maggie Gyllenhaal (Charlotte Dalrymple), Jonathan Pryce (Dr. Robert Dalrymple), Felicity Jones (Emily Dalrymple), Rupert Everett (Edmund St. John-Smythe), Ashley Jensen (Fannie), Sheridan Smith (Molly), Gemma Jones (Lady St. John-Smythe), Malcolm Rennie (Lord St. John-Smythe)
  • Nacionalidad y año de producción: Reino Unido, Francia, 2011
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Puede que el leit motiv parezca de lo más peregrino, al fin y al cabo lo que desglosa Hysteria es la historia pública y privada del primer consolador eléctrico de la historia. Pero no tendría por qué serlo, en absoluto. Tanya Wexler perfila el retrato costumbrista de una sociedad, la victoriana, mojigata y retrógrada, atrapada en marrón semántico de mucho cuidado, en una sociedad enganchada a los eufemismos para disimular un tabú: el de las pulsiones eróticas latentes en un entorno poco dado a llamar las cosas por su nombre. Hysteria debería ser una comedia atrevida, políticamente correcta y de pelo suelto, pero no es ninguna de las tres cosas.

Como casi siempre que el cine anglosajón de multisala se mete a analizar las cosas del sexo y aledaños, la irreverencia muere en algún momento de la transformación de la idea en guion de una película vendible. El problema, pues, es que Hysteria no es coherente consigo misma, como no lo era, por ejemplo, Kinsey, que solo era escandalosa de boquilla.

La propuesta de Wexler está más cerca de los cánones de la comedia romántica y académica de época made in England que de la sátira irónica y picantona que debería haber sido si se hubiera resistido la tentación de hacer de este un producto para, casi, todos los públicos. El resultado es una película que nace de una anécdota y que se muestra absolutamente incapaz de trascender a la misma.

Todo es demasiado trivial e irrelevante en esta comedia falsamente atrevida con buenas intenciones pero escaso valor para llegar al fondo del asunto. Poco que objetar a la eficiente puesta en escena y al excelente trabajo de Maggie Gyllenhaal o Jonathan Pryce, entre otros. El problema de Hysteria es que es poco más que una bebida gaseosa, y debajo de la espuma no hay otra cosa que la promesa de la película que Tanya Wexler no se atrevió a hacer

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP