El País

Crítica: Megalomanía paranoide

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
I Am Your Father

Lo mejor:
La ausencia de la mujer de David Prowse

Lo peor:
Lo complaciente y esencialmente absurdo de la propuesta aboca alguna escena al sonrojo

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.6
7 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Documental
  • Fecha de estreno: 20/11/2015
  • Director: Marcos Cabotá, Toni Bestard
  • Actores: David Prowse (David Prowse), Lou Ferrigno (Lou Ferrigno), Kenny Baker (Kenny Baker), Jeremy Bulloch (Jeremy Bulloch), Gary Kurtz (Gary Kurtz), Manuel M. Velasco (Manuel M. Velasco)
  • Nacionalidad y año de producción: Reino Unido, Alemania, EE.UU., España, 2015
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

No habrá crítica más precisa de este humilde documental realizado por Toni Bestard y Marcos Cabotá, dos mallorquines de filmografía irrelevante hasta la fecha, que la que se deduce del momento en que David Prowse, el actor que prestó su físico -que no su voz ni su rostro- a Darth Vader en los episodios IV, V y VI de la serie Star Wars, confiesa a cámara que a su mujer, ausente significativamente de las imágenes de I Am Your Father, no le hace ninguna gracia que él continúe preso a sus ochenta años de la creación de George Lucas; que haya sido incapaz de crecer como actor y como persona, y siga prestándose a atender a medios y convenciones de fans a cuenta de su participación anecdótica hace décadas en la saga galáctica y las supuestas injusticias que Lucas ha cometido contra él.

 Cabe imaginar a Norma Prowse, merecedora sin duda de un retrato más sustancioso que el dedicado esta vez a su marido, harta como cualquier adulto con dos dedos de frente de la mitomanía en torno a Star Wars. Mitomanía que ya ha dado lugar antes a otros proyectos semejantes -A Galaxy Far, Far Away (2001), The PhanDom Menace (2002), The People vs. George Lucas (2010), Jedi Junkies (2010)-; que ha vuelto a alcanzar niveles de epilepsia debido al estreno próximo del Episodio VII; y que evidencia graves problemas mentales por parte de un sector elevado de la población relacionados con el infantilismo, la nostalgia de lo no vivido, el vampirismo sentimental y a la vez mercantilista de lo ajeno, y el ansia de reconocimiento público con el mínimo esfuerzo. Características todas ellas presentes en I Am Your Father.

 En este sentido, la película puede considerarse ligada a Anvil. El sueño de una banda de rock (2008) o Searching for Sugar Man (2012). Unos y otros títulos esconden bajo sus hechuras vagamente documentales la forma más viciada de la ficción, muy frecuente hoy por hoy; aquella que, en vez de descubrirnos los engranajes que articulan lo real bajo sus convenciones y apariencias, se limita a apropiarse de estas para adaptarlas a las propias necesidades, en nombre de reivindicaciones que, como toda expresión de memoria histórica, no sirven al propósito de honrar el ayer ni a sus protagonistas, sino al de procurar un lugar bajo el sol a los promotores de las iniciativas.

 Toni Bestard y Marcos Cabotá lo intentan a toda costa en I Am Your Father, apelando a una pasión tan propia del fan como del emprendedor, una banda sonora empeñada torpemente en suscitar nuestra emoción cómplice, el empeño en crear héroes y villanos, la diseminación de alguna que otra sospecha conspiranoica sobre la narrativa de Star Wars -la megalomanía paranoide es la gran psicopatología de la generación nostalgia-, y la creación de cierto suspense en torno a una escena recreada que es imposible resolver de modo satisfactorio para el espectador. Por otra parte, esta última estrategia sirve sobre todo para evidenciar hasta qué punto I Am Your Father es una película endeble, incapaz de culminar 75 minutos apenas de metraje con argumentos creativos de peso.

 En los créditos finales de la película, se nos informa de que George Lucas declinó amablemente ser entrevistado para la ocasión. Recordemos que el responsable del universo Star Wars supo desligarse de su invención en 2012. Lo preferiría, suponemos, a acabar enterrado en vida por ella. Valdrá la pena comprobar si David Prowse (y, por extensión, tanto fan enloquecido) será capaz de hacer lo mismo antes de que llegue su momento, o si la pobre Norma tendrá que malgastar sus ahorros de viuda en un ataúd modelo Imperial.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota






Podcast de cine: BUTACA VIP