El País

Crítica: Charles Ferguson disecciona la crisis económica acusando a sus inenarrables arquitectos con un documental admirablemente didáctico y ameno

  • Autor:
  • Fecha: 31/03/2011
Inside job

Lo mejor:
Que nos explica la crisis y sus porqués en un lenguaje asequible

Lo peor:
Perdérsela

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.2
24 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Documental
  • Fecha de estreno: 25/03/2011
  • Director: Charles Ferguson
  • Actores: Matt Damon
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2010
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

Inside Job pone todos los puntos sobre las íes; es la película que nadie quiere ver, la que indignará a Republicanos y Demócratas, a la prensa financiera y a los corrillos de Wall Street y alrededores. Lo bueno de Charles Ferguson es que no le baila el agua a nadie; ruedan en su valiente película las cabezas de Reagan (señalado con el dedo como arquitecto original del desmadre), Clinton y Bush (el villano de libro, obviamente, que dejó de gobernar el país para que otros lo hicieran por él), pero sin duda el párrafo más notable de su discurso es aquel que derriba hasta los cimientos, que ya iba siendo hora, el mito Obama, desacreditando su vacía retórica electoralista y poniendo a caldo su esmerada divinización mediática.

En Inside Job hay muchos villanos, una escalofriante cuadrilla de gánsteres de las finanzas que pasean su indignante falta de escrúpulos con la presunta connivencia de la Casa Blanca, la de antes y la de ahora. Infiltrados en todos los ámbitos de la sociedad americana, brillantemente organizados para monopolizar las cátedras de Universidad, el discurso oficial y la didáctica de la economía del futuro, a sus anchas en las dependencias más nobles de la Casa Blanca, donde nadie osa replicar sus amenazas, los prohombres de las grandes finanzas conspiran con sonrisa cínica en la boca para desplumarnos con guante blanco.

Película imprescindible que es mucho más que un documental adictivo lleno de preguntas incómodas, de muy notable calado periodístico; es además un thriller, una película de monstruos que pone la basura sobre la mesa, a plena luz del día sacando los colores a los apóstoles de la desregulación, a los indecentes arquitectos del gran colapso. No interesan únicamente sólo los porqués de la hecatombe, no sólo subrayar la desvergüenza de esos yonquis del dinero y el lujo que pagan sus visitas al prostíbulo, sus yates y avionetas privadas a costa de los ahorros de la honesta y pardilla clase trabajadora; a Ferguson le interesa tanto o más la dimensión sociológica del problema, denunciar la flagrante e inapelable desaparición de las clases medias en manos de esa oligarquía de bandidos que mueve a su antojo los hilos de las marionetas de turno en Washington.

Son esos mismos depredadores del dinero ajeno, los que ya ahora andan sentando las bases de un crack venidero. De lo que se trataba era que todo cambiase para que todo quedase como estaba. Nada ha cambiado, desgraciadamente, todos sigue igual que el día antes del colapso de Lehman Brothers. Obama dice Diego donde dijo digo, mientras besa los pies, concediendo cargos y consejerías a los mismos sinvergüenzas a los que hace dos años apuntaba con el dedo y desacreditaba con falaces discursos por lo bajini.

Los Henry Paulson, Alan Greenspan, Tim Geithner y compañía no sólo se fueron de rositas sino que siguen dictando, directa o indirectamente, la agenda económica estadounidense. No hay que ser un lince para vaticinar lo que nos espera.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP