El País

Crítica: Ciencia-ficción castrense y militarizada para amantes de las películas de explosiones y disparos sin colchón dramático visible

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Invasión a la Tierra

Lo mejor:
Los logradísimos efectos especiales

Lo peor:
Que se disimule con ruido la inexistencia de guión

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.1
35 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 01/04/2011
  • Director: Jonathan Liebesman
  • Actores: Aaron Eckhart (SSgt. Michael Nantz), Ramón Rodríguez (Teniente segundo Guillermo Martínez), Cory Hardrict ( tenienteCpl. Jason Lockett), Gino Anthony Pesi (Cpl. Nick Stavrou), Ne-Yo (Cpl. Kevin Harris), James Hiroyuki Liao (Cabo primera. Steven Mottola), Bridget Moynahan (Michele), Noel Fisher (Soldado. Shaun Lenihan), Joey King (Kirsten), Michelle Rodriguez (TSgt. Elena Santos), Bryce Cass (Héctor Rincón), Michael Pena (Joe Rincón)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2010
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Ya no hay comunismo en torno al cual tejer parábolas intergalácticas, pero Invasión a la Tierra es quintaesencia de cine paranoico con dejes xenófobos. Las películas de marcianos hostiles vuelven a encajar en el ambiente sociopolítico internacional, y ya se enfrió la oleada de cine resentido con el pasado que impulsó el inicio de la era Obama. El actual inquilino de la Casa Blanca ya es uno más en la lista, no el salvador del universo, y vuelven a encajar películas de aliento patriótico, desconfianza enfermiza hacia lo foráneo y belicismo extremo.

Al carajo con la diplomacia, en "Invasión a la Tierra" los alienígenas vienen a liarla parda y los marines se vienen arriba para darles lo suyo. En ese aspecto la película de Johnathan Liebesman se apunta a la fiebre castrense e hipermilitarizada de, por ejemplo, Transformers. Tanto, que más que una película de desembarco marciano en la Tierra parece cine bélico recalcitrante. El inconsciente colectivo estadounidense se siente nuevamente bajo asedio y amenaza (ahora con turbante), por eso cuela lo que antes no colaba; el cine de marines desatados, de exaltación de valores militares y fantasías fantacientíficas armadas hasta los dientes estaban mal visto hasta hace, como quien dice, cuatro días.

Liebesman lo reivindica aquí en un retorno al pasado (no tan lejano, por otra parte) en el que EE.UU. se autoafirma en sus valores y esencias a través del fusil y la granada de mano. Los marcianos podrían ser humanos, el quid de la cuestión es la guerra "santa", la defensa a ultranza del territorio y los valores patrios y el homenaje, ya puestos, al cuerpo de marines mediante las loas a su legendario espíritu de corps.

Los géneros se diluyen en el ajo del desfase marcial: Invasión a la Tierra está más cerca de Salvar al soldado Ryan o Black Hawk derribado que de una película de extraterrestres que se vista por los pies. El quid de la cuestión es el ruido, el fuego a discreción, los misiles y las detonaciones. Liebesman vuela medio mundo por los aires mientras no infiltra en una unidad del cuerpo de Marines, héroes en la desesperada defensa de la civilización terrícola.

El mecanismo es sencillo; marciano a la vista marciano muerto. Invasión a la Tierra es una interminable concatenación de tiroteos callejeros a quemarropa, de ejemplares soldados aniquilando alienígenas y viceversa. Liebesman amaga una razón de ser dramática con una meteórica presentación de personajes que se queda, a todas luces, corta e insuficiente: lo demás es una sofisticada coreografía balística cámara al hombro bajo la que se adivina un guión de diez o quince páginas.

Diálogos un tanto bobos, adrenalina patriotera, integridad a espuertas entre hermanos de armas y, eso sí, un desfile de apabullantes efectos visuales tierra-aire. Invasión a la Tierra es puro ruido, ruido del bueno, pero ruido al fin y al cabo; sus personajes son de cartón y el trasunto dramático que presuntamente aportan los sufridos civiles es de una elementalidad asustante. Los personajes de verdad son los cascotes de bala; lo demás es sólo el atrezo

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP