El País

Artículo: Crimen y castigo

  • Autor:
  • Fecha:

Thriller y existencialismo se dan la mano en lo nuevo de Woody Allen con Joaquin Phoenix y Emma Stone como cómplices.

Irrational Man
  • Género: Misterio
  • Fecha de estreno: 25/09/2015
  • Director: Woody Allen
  • Actores: Joaquin Phoenix (Abe), Emma Stone (Jill), Jamie Blackley (Roy), Parker Posey (Rita), Robert Petkoff (Paul), Sophie von Haselberg (April), Susan Pourfar (Carol)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Obsesionado con las grandes pre­guntas acerca de la levedad del ser desde que descubrió el cine de Bergman, Woody Allen ha sido siem­pre un filósofo con cámara al hombro que ha indagado en los grandes di­lemas existenciales en cintas como La última noche de Boris Grushenko, Delitos y faltas o Match Point. En Irrational Man, el cineasta neoyorqui­no derrama todas sus obsesiones fi­losóficas tejiendo un intrincadísimo dilema moral, a caballo entre la co­media, el drama y la intriga criminal hitchcockiana, alrededor de la figu­ra de Abe Lucas (Joaquin Phoenix), profesor de Filosofía en plena crisis existencial aguda, que ha perdido del todo el apetito vital. En esas se cruza en su camino Jill (Emma Stone, que repite con Allen tras Magia a la luz de la Luna), su estudiante más brillante que, pese a estar prometida, no pue­de evitar sentirse atraída por la per­sonalidad nihilista y autodestructiva de su desaliñado profesor. Todo cam­bia cuando ambos escuchan la con­versación de una extraña en un aprie­to; un inesperado bálsamo en la gris existencia de Abe.

Y además

80 AÑOS SENTANDO CÁTEDRA

1935-1965 Nueva York y la sátira de la familia judía son dos de las constantes del cine de Woody Allen y los dos rasgos que marcaron a fuego su personalidad en sus primeros años de vida. Nacido en diciembre de 1935 en el Bronx, Allen se crió en Brooklyn manteniendo un apasionado romance desde muy joven con la Gran Manzana. Dio sus primeros pasos como guionista de comedia para la televisión antes de dar el salto al cine escribiendo para otros en películas como ¿Qué tal Pussycat? o Casino Royale, que dispararon su cotización a mediados de los 60.

1966-1975 Su reputación como guionista le precedía, y en 1966 dio finalmente el salto a la realización con su primer largometraje, What’s Up Tiger Lily, una suerte de remake libre de una película japonesa, que se ganó el aplauso de la crítica. Seguía dando que hablar con sus cotizados libretos (Sueños de un seductor fue un clásico instantáneo), pero era, a estas alturas, el nuevo genio de la comedia indie americana. Toma el dinero y corre, Bananas y El dormilón, que también le consagraron como actor, fueron candidatas al premio del Sindicato de Guionistas.

1976-1985 1976 marcó un punto de inflexión en su carrera. Ese año Allen estrenó Annie Hall, un clásico del cine de los 70 que hizo de él un cineasta de referencia también en el mainstream. Fue su primera colaboración con su pareja Diane Keaton, un éxito de crítica y público que acabó coronado con cuatro Oscar (incluidos mejor película y director). Fue el inicio de una década prodigiosa que cobró cuerpo con títulos tan icónicos como Manhattan, Zelig -donde coincidió con su nueva musa y madre de sus hijos Mia Farrow- o La rosa púrpura de El Cairo.

1986-1995 A ritmo de obra maestra por año, Allen siguió produciendo clásicos de la comedia estadounidense con una facilidad insultante. Hannah y sus hermanas y Delitos y faltas, dos de sus mejores películas, volvieron a ponerle en la órbita del Oscar, esta vez sin premio. En 1993 dirigió Maridos y mujeres, que contenía no pocos apuntes autobiográficos; en vísperas del escándalo y de la sonada separación de Mia Farrow y del inicio del romance son su hija adoptiva Soon-Yi. Con Misterioso asesinato en Manhattan y Balas sobre Broadway cerró década por todo lo alto.

1996-2005 Muchos críticos se empeñaban en enterrar al genio prematuramente. Allen salió vivo de los litigios con su ex y del juicio sumarísimo de la opinión pública, pero la calidad de su cine se resintió. Cintas como Todos dicen I Love You, Celebrity, Acordes y desacuerdos o Granujas de medio pelo no estaban a la altura de las obras magnas de décadas precedentes. Denostado por crítica y público estadounidense, decidió iniciar un ciclo europeo con proyectos financiados y rodados en el viejo continente. El primero fue Match Point, en 2005, con la que volvió por sus mejores fueros.

2006-2015 El periplo por el viejo continente sentó bien a Woody, que coleccionó aplausos con Scoop o Midnight in Paris, por la que volvió a ganar un Oscar, como guionista, veinticinco años después de Hannah y sus hermanas, y algunos menos con Vicky Cristina Barcelona o A Roma con amor. Su cine ya no tiene el espesor y ni categoría de los 70 o los 80, pero sigue regalando gloriosos minutos de cine en su regreso a Estados Unidos con Si la cosa funciona, su mejor cinta americana en años, en la que recuperaba un guion escrito en los 70, o Blue Jasmine.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP