El País

Crítica: Delitos y faltas

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Irrational Man

Lo mejor:
Que la "lección" filosófica sea el catalizador del suspense criminal

Lo peor:
La sensación de que Allen ya nos contó esta misma historia en un pasado cercano

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.1
49 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Misterio
  • Fecha de estreno: 25/09/2015
  • Director: Woody Allen
  • Actores: Joaquin Phoenix (Abe), Emma Stone (Jill), Jamie Blackley (Roy), Parker Posey (Rita), Robert Petkoff (Paul), Sophie von Haselberg (April), Susan Pourfar (Carol)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Consciente de que sus fans lo adoran aunque siga haciéndose homenajes a sí mismo una y otra vez, Woody Allen sigue deleitando a su parroquia y, a la vez, cargando de razones a los detractores que ya no le consienten que siga pariendo películas menores. Menores, claro, para el estándar alleniano, mayores para el de cualquier otro mortal. Es decir, que al genio de Manhattan se la trae al pairo que alguien le lea la cartilla por volver a caminar sobre los abismos morales y existenciales de Match Point y Delitos y faltas, trazando, otra vez, los ángulos perversos de un asesinato sin presumible castigo (uno de los temas preferidos del director de Blue Jasmine), en un, de paso, particular homenaje a Dostoievski, que borda, como casi siempre, un equilibrio entre géneros prácticamente modélico.

Aquí, como siempre, Allen nos vuelve a llevar a su propio terreno mezclando algunos de sus hobbies más recurrentes: la filosofía con mayúsculas aplicada al terreno de las glorias y miserias del día a día; el suspense criminal de corte clásico y los romances asimétricos entre un cráneo privilegiado maduro torturado por el sinsentido de la vida y una joven incapaz de resistirse al sex-appeal del gran intelecto. Nada nuevo, es verdad, pero Allen engarza con el magisterio que se le presupone los argumentos de una brillante clase de filosofía existencialista para dummies y las convenciones de una intriga criminal hitchcockiana tan sencilla como modélica.

En Irrational Man el discurso existencialista, que ya tiene mérito, es el catalizador e hilo conductor de la propia intriga. El dilema existencial alrededor del icónico discurso de los gigantes del pensamiento occidental, es el combustible de un suspense criminal cogido con alfileres, pero que se entiende aquí no como fin en sí mismo, sino como coartada para retratar, con la contundencia psicológica de costumbre, los rincones más oscuros de la condición humana.

El antihéroe de Allen emerge aquí desde las brumas de una constatación sombría: matar puede ser una terapia catártica; se puede abrazar el sentido último de la vida desde la amoralidad criminal y desde la privación de la vida ajena. La moralidad de lo aparentemente inmoral y viceversa, los turbios y subjetivos vericuetos de la culpa y, en fin, la construcción de la propia felicidad a costa de la desdicha o el infortunio ajeno. Diálogos brillantes, apuntes lúcidos, claro sobre lo que somos y lo que querríamos ser y Emma Stone y Joaquin Phoenix brillando como una de las parejas cinematográficas del año. No es el Allen de los días mejores, pero tampoco el del tropiezo (con todo, entrañable) de la intrascendente Magia a la luz de la luna.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP