El País

Crítica: Oliver Parker resucita sin argumentos al alter ego feo y zopenco de 007 en una secuela que no encierra más de dos o tres gags medianamente inspirados

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Johnny English returns

Lo mejor:
El gag de la silla automática

Lo peor:
Que no hay personaje para una secuela

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.5
32 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia
  • Fecha de estreno: 30/09/2011
  • Director: Oliver Parker
  • Actores: Rowan Atkinson (Johnny English), Gillian Anderson (Agente MI7 Pamela Thornton), Dominic West (Simon Ambrose), Rosamund Pike (Kate Sumner), Richard Schiff (Agente Fisher), Ben Miller (Bough), Stephen Campbell Moore (Primer Ministro)
  • Nacionalidad y año de producción: Reino Unido, EE.UU., Francia, 2011
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

A medio camino entre el Superagente 89 y el Insperctor Clouseau, Johnny English Returns surge de la urgente necesidad de inventarse una némesis desastrosa del agente 007, un patán del MI7, al servicio secreto de su Majestad, que viene a ser la caricatura oficiosa del apuesto Bond, pero desde el reciclaje de sketches prestados; al fin y al cabo, flema british aparte, la parodia del cine de espías tiene a estas alturas incontables antecedentes penales.

La mofa bondiana, no obstante, armaba tres o cuatro gags contados con cierta gracia que, aún dentro de la previsibilidad del sobadísimo esquema justificaba malamente el porqué de la primera entrega, que era una comedia del montón a mayor gloria de un cómico de mímica impecable. La vuelta de tuerca a las desventuras clandestinas del agente estrella de los servicios secretos británicos se quemaba a las primeras de cambio; del "Johnny English" original sobraba más o menos media película, qué vamos a contar, dicho lo dicho, de la inevitable secuela.

Oliver Parker, adaptador oficial de Oscar Wilde del nuevo siglo, mete mano a la franquicia difunta en vida incapaz de resucitar el muerto. Tiene un as en la manga: el talento coral de un elenco muy por encima de los personajes con los que lidian. Rosamund Pike, espléndida siempre, Gillian Anderson y Dominic West recitan los chistes con convicción, pero Atkinson no está sembrado, sencillamente no tiene material a la altura de sus habilidades gestuales.

Hay un gag o dos agradecido y potable (ver especialmente a Mr. Bean sufriendo la rebelión de una silla automática en presencia del Primer Ministro), lo demás es relleno, comedia de media estofa. Johnny English Returns amaga virtuosismo humorístico cada vez que delega en el natural talento de Atkinson para llevar la comedia a su terreno. Atkinson es un cómico de los de antaño, del cine mudo, un clown, un actor brillantemente físico, un fenómeno de las muecas.

Cuando Platt le deja suelto, a su bola, cuando Atkinson arrastra la comedia al terreno del sketch gestual, hay indicios de humor potable; lo demás es monótono y descafeinado. El personaje no daba, ni por asomo, para una secuela, y Johnny English Returns no es más que la confirmación gráfica de tal sospecha

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP