El País
Imprimir

Crítica: Dominique Monfery se inventa una fábula un tanto trillada, deliciosamente dibujada por Rebeca Dautremer, que reivindica la magia de la lectura

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Kerity, la casa de los cuentos

Lo mejor:
Los preciosos diseños de Rebeca Dautremer

Lo peor:
No está a la altura de lo que espera de sí misma

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3
31 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Animación
  • Fecha de estreno: 23/09/2011
  • Director: Dominique Monfery
  • Actores: Jeanne Moreau (Éléonore), Pierre Richard (Adrien)
  • Nacionalidad y año de producción: Francia, Italia, 2009
  • Calificación: Todos los públicos y especialmente recomendada para la infancia

+ info

Como vía de escape de la homogénea fijación de moldes que la animación yankee se impone a sí misma, y por aquello de las leyes del mercado, impone también a los demás, Kerity, la casa de los cuentos es un pequeño tesoro. No porque su graciosa ingenuidad, el peso específico de la manida fábula merezcan demasiados elogios, que no es el caso, sino porque Dominique Monfery rompe abiertamente con el patrón, con el estándar con una película que es más libresca que cinematográfica, que remite a una filosofía del cuento esencialmente literaria.

Animación muy europea en contenido y continente, la de "Kerity, la casa de los cuentos" es singularmente idiosincrásica. Al fin y al cabo los dibujos son obra de Rebeca Dautremer, que como ilustradora de cuentos infantiles en el país vecino (y cada vez más también aquí) es, con justicia, toda una institución. El acabado del dibujo es impecable y remite a una manera menos cuadriculada de entender la animación infantil, más intuitiva.

Pero por lo que realmente congeniamos con la propuesta es por su necesaria, y cómo, incitación a la lectura, por su reivindicación, formal y conceptual, del cuento clásico, por alentar la imaginación y promocionarla y por asumir, rara avis, que los críos son seres pensantes y público con criterio.

Es cierto que el loable mensaje se queda corto, que más allá de la invitación al universo del libro como odisea y aventura, al incalculable poder mágico de las palabras, al hechizo de la experiencia literaria, la película de Monfery de revela más consistente en el plano de las intenciones que en el de los resultados.

A Kerity, la casa de los cuentos le falta carisma, mucho, para ser una película de referencia, el hito continental que sin duda aspira a ser; pero es a la vez una película que sabe ser diferente a las demás definiendo un carácter visual, pero también narrativo, enteramente propio. El experimento sale bien sólo a medias, pero lo suficiente como para merecer una recomendación no demasiado entusiasta.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!


Blogs