El País

Crítica: Trascendencia en lo virtual

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
La correspondencia

Lo mejor:
Olga Kurylenko, incluso cuando Tornatore hace todo lo posible por recortar su gama expresiva

Lo peor:
Es pesada, cursi y reiterativa hasta el hartazgo

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.3
7 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 22/07/2016
  • Director: Giuseppe Tornatore
  • Actores: Jeremy Irons (Ed Phoerum), Olga Kurylenko (Amy Ryan), Simon Johns (Jason), James Warren (Rick), Shauna MacDonald (Victoria), Oscar Sanders (Nicholas), Anna Savva (Angela), Irina Kara (madre de Amy)
  • Nacionalidad y año de producción: Italia, 2016
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

La última película hasta la fecha de Giuseppe Tornatore, director de hitos como Cinema Paradiso (1988) o La leyenda del pianista en el océano (1998), está inesperadamente hermanada con filmes recientes como Her (2013), 10.000 km. (2014) u Hombres, mujeres y niños (2014). Todos ellos dan cuenta, de una manera u otra, del modo en que las nuevas tecnologías han transformado las relaciones humanas, con especial atención a la la institución de la pareja tradicional.

El romance entre Amy (Olga Kurylenko), estudiante universitaria y doble en escenas de acción, y su maduro profesor de astrofísica Ed (Jeremy Irons), cobra tintes extraños cuando este último desaparece abruptamente. Pero aunque Amy no tarda en descubrir que su amante ha fallecido, sigue recibiendo vídeos, SMS y correos electrónicos de él, que gracias a las posibilidades tecnológicas del presente ha encontrado una manera de superar su condición mortal.

La diferencia (y novedad) de La correspondencia con respecto a los ejemplos anteriormente citados es que lo virtual se convierte en una senda inesperada hacia la trascendencia del yo y sus condicionantes biológicos, posibilitando una fantasmal historia de amor más allá de la muerte. A propósito de ello, nos procura algunos fragmentos sugestivos: la mediación, a partir de cierto momento del metraje, de las pantallas en la expresión de las emociones propias, algo coherente con una realidad que invita a ser aprehendida desde el bombardeo de imágenes en el que nos hallamos inmersos; las turbadoras epístolas audiovisuales que Amy envía a Ed para que las reciba, metafóricamente, en un limbo virtual; o aquel instante en que descubre aterrorizada las "escenas descartadas" de los vídeos que recibe, donde un rostro distorsionado, pixelado, delata las sombras de la muerte.

Estos retazos de lucidez, no obstante, son triturados por un relato amoroso trasnochado, que trata con irritante paternalismo a Amy, atrapada en una relación maestro-alumna literal y ridícula, siempre unidireccional. Y aunque Tornatore, también firmante del libreto, se esfuerce por hacer de Ed el colmo del romanticismo a la vieja usanza, la reiterada intromisión del personaje -incluso ya finado- en cada aspecto de la existencia de su enamorada lo asemeja, más bien, a un depredador emocional o a un verborreico y petulante anciano que siente la necesidad de dar una lección vital cada vez que abre la boca, menospreciando las herramientas sentimentales de su antigua pareja.

Tan efectista como de costumbre y tropezando insistentemente con problemas de verosimilitud elementales -baste mencionar la irrisoriamente simbólica asistencia de Amy a un par de performances teatrales-, Tornatore nos ofrece dos reiterativas horas de Kurylenko deambulando melancólica y conmovida, entre plúmbeos diálogos y golpes de efecto sin capacidad de sorpresa, por arcádicos paisajes escoceses e italianos (que funcionan a modo de marco amable para la trama) al son de la melosa partitura de Ennio Morricone. Y es precisamente la actriz, en un papel prácticamente mudo durante buena parte del metraje, quien sale mejor parada de esta mediocre producción: esperemos que el hecho de haber sido dirigida por un cineasta que goza de prestigio cinéfilo permita que su talento obtenga al fin la proyección que merece.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP