El País

Crítica: Del Toro en horas bajas

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha: 16/02/2018
La forma del agua

Lo mejor:
Octavia Spencer

Lo peor:
Es un cine fantástico que diluye en el manierismo toda posibilidad de subversión

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.4
83 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Fantástica
  • Fecha de estreno: 16/02/2018
  • Director: Guillermo del Toro
  • Actores: Sally Hawkins (Elisa Esposito), Michael Shannon (Richard Strickland), Richard Jenkins (Giles), Octavia Spencer (Zelda Fuller), Michael Stuhlbarg (Dr. Robert Hoffstetler), Doug Jones (Hombre anfibio), David Hewlett (Fleming)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2017
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

El éxito de la décima película de Guillermo del Toro, sin parangón en su trayectoria, es, sin duda, un hecho significativo del estado del fantástico. El eco obtenido por el filme apunta a la creciente aceptación, por parte de sectores habitualmente desinteresados por el género, de una fantasía aburguesada en sus discursos y relamida en sus formas, pero prácticamente exenta de auténtico carácter perturbador y subversivo. Como El laberinto del fauno o La cumbre escarlata, La forma del agua hace gala de un notable dominio de fuentes diversas cinematográficas y literarias, y sitúa lo mágico y el relato con trasfondo sociopolítico en un mismo nivel, hasta el punto de neutralizar, por su calculado maniqueísmo, cualquier discurso revulsivo susceptible de tender puentes hacia nuestro presente.

Únicamente una extraordinaria Octavia Spencer y su personaje, Zelda, es capaz de invocar, a través de un puñado de líneas de diálogo de aires naturalistas y llanos, una lectura social de cierto calado. Si bien la primera mitad, de un lirismo naíf pero arrebatado, despliega notables recursos cinematográficos, legando escenas de un romanticismo convincente, a partir del ecuador el entramado dramático y formal decae. Desde ese momento, La forma del agua se erige en tibia y amanerada apología de la diversidad, entregándose además a un estridente crescendo violento que devalúa incluso al interesante villano. La película luce momentos de puntual brillantez, pero no a la altura de los trabajos más inspirados de su director.

 

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP