El País

Crítica: Radu Mihaeilau dulcifica una rebelión femenina contra la coartada islámica de sus maridos mediante una fábula tan bienintencionada como superficial

  • Autor:
  • Fecha: 15/12/2011
La fuente de las mujeres

Lo mejor:
La fuerza intrínseca del sobrecogedor relato

Lo peor:
El exceso de azúcar

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.2
14 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia dramática
  • Fecha de estreno: 09/12/2011
  • Director: Radu Mihaileanu
  • Actores: Leïla Bekhti (Leila), Hafsia Herzi (Loubna / Esmeralda), Biyouna (Vieux Fusil), Saleh Bakri (Sami), Sabrina Ouazani (Rachida), Hiam Abass (Fatima), Mohamed Majd (Hussein)
  • Nacionalidad y año de producción: Bélgica, Francia, Italia, 2011
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Radu Mihaileau es uno de los tipos de moda del cine europeo gracias al éxito continental que cosechó su penúltima película, El concierto. De aquellas aguas vienen estos lodos; sentimentaloide, artificiosa e impúdicamente comercial, su segunda y aclamada (por algunos) película desnudaba todas las debilidades de un director demasiado empeñado con encantar a todo el mundo y, sobre todo, complaciente e impersonal, que nunca deja de mirar de reojo a la taquilla, y encima intentando que no se note. Pues se notaba entonces y se nota ahora.

La fuente de las mujeres desglosa un relato sobrecogedor e indignante, el de unas mujeres sometidas por la tradición de un régimen social semiesclavista que somete la voluntad de ellas a la de ellos y que consiente la cosificación de las mujeres, tratadas como mulas de carga.

Mihaeilau corta por lo sano con una rebelión, un plante de indignación canalizado a través de una huelga de sexo de imprevisibles consecuencias. Bienintencionada, reivindicativa y vertebrada alrededor de un mensaje, de un recordatorio absolutamente necesario, apelando a la conciencia del público europeo, la cinta, que justifica la proliferación de estereotipos en el aire de fábula que sujeta el drama, disecciona una cultura ajena (Mihaileau es rumano) con ojos de turista, enfatizando los contrastes caracteriales al punto de incurrir en un maniqueísmo un tanto ingenuo.

Hay demasiada estrategia, demasiada emoción calculada y encorsetada, demasiada rigidez en el retrato folclórico como para consentir que el drama cuaje y cristalice genuino, honesto y diferente. A Mihaileau se le ve demasiado el plumero; su especialidad es tocar fibra por las bravas, emocionarte con la ley del mínimo esfuerzo. Aquí lo consigue a ráfagas, por culpa de la inercia intrínsecamente sentimental de la tramposa historia.Pero el todo resultante es dulzón y decepcionantemente superficial.La fuente de las mujeres despliega emociones de escuadra y cartabón; durante un rato cae simpática pero a la larga te acabas distanciando por intuir que la emotividad no fluye sino que se amontona.

Ir a la película >



Guía del Ocio en App Store Guía del Ocio en Google Play

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP