El País

Crítica: Fellini, siglo XXI

  • Autor:
  • Fecha: 12/12/2013
La gran belleza

Lo mejor:
Un enorme Toni Servillo

Lo peor:
Un formalismo demasiado cargante

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.7
231 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia dramática
  • Fecha de estreno: 05/12/2013
  • Director: Paolo Sorrentino
  • Actores: Toni Servillo (Jep Gambardella), Carlo Verdone (Romano), Sabrina Ferilli (Ramona), Carlo Buccirosso (Lello Cava), Iaia Forte (Trumeau), Pamela Villoresi (Viola), Galatea Ranzi (Stefania), Franco Graziosi (Conde Colonna)
  • Nacionalidad y año de producción: Italia, 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Es una de las películas más premiadas del año en Italia y, además, la flamante triunfadora en los premios de la academia del cine europeo. Lo nuevo de Paolo Sorrentino, de hecho, viene a refrendar la excelente salud del cine italiano de autor, y el altísimo nivel de una brillante generación de cineastas transalpinos liderada por Garrone, Bellochio o el propio Sorrentino. El director deLas consecuencias del amor se descuelga aquí con su filme más felliniano, guiñando un ojo a La dolce vita y otro a 8 y 1/2 trazando el catastrófico estado de la cuestión de la vida social-cultural italiana, en torno a las andanzas de un escritor hedonista y ebrio de sí mismo, que condensa todas las claves de la inexorable decadencia de una ciudad y de un país que oculta su descomposición bajo la mascarada de un pasado inigualable. La gran belleza tiene mucho de esperpento.

Como antes en Il Divo, Sorrentino apuesta por una deformación grotesca de las grietas espirituales de un país en el que la alta burguesía y la clase intelectual son firme reflejo de la podredumbre que infecta la alta política. La metáfora ataca con fuerza, en la lucidez de los cáusticos diálogos que fotografían sin contemplaciones la irreversible decadencia. Pero como casi siempre, Sorrentino se refugia en un formalismo demasiado acusado, demasiado barroco.

En Il Divo el florido ejercicio de estilo rimaba impecablemente con la excesiva personalidad de Andreotti; en La gran belleza linda con lo redundante, se ve y suena demasiado barroco. Hay momentos en que tienes la sensación de estar frente a una obra maestra contemporánea, un Fellini tuneado, pero hay otros en los que el ejercicio de estilo termina empachando. Sensaciones contradictorias, como casi siempre en el cine, siempre al límite del riesgo, de Sorrentino.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP