El País

Crítica: Hablar desde el corazón

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
La historia de Marie Heurtin

Lo mejor:
Un discurso muy sutil acerca de las implicaciones emocionales del lenguaje

Lo peor:
Le cuesta un poco definirse lejos de la sombra de otras ilustres películas

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.7
15 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Biográfica
  • Fecha de estreno: 01/04/2015
  • Director: Jean-Pierre Améris
  • Actores: Ariana Rivoire (Marie Heurtin), Isabelle Carré (Sor Marguerite), Brigitte Catillon (La madre superiora), Noémie Churlet (Sor Raphaëlle), Gilles Treton (Sr Heurtin), Laure Duthilleul (Madame Heurtin), Martine Gautier (Sor Véronique), Patricia Legrand (Sor Joseph), Sonia Laroze (Sor Elisabeth), Valérie Leroux (Sor Blandine)
  • Nacionalidad y año de producción: Francia, 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

El arranque de La historia de Marie Heurtin despista. De primeras tienes la sensación de moverte en una enésima revisión del "mito" del niño incivilizado y silvestre, como en una versión conventual y en clave monacal de El pequeño salvaje de Truffaut, con ramalazos de El milagro de Anna Sullivan pero con fachada más amable. En realidad no van por ahí los tiros, pero Jean-Pierre Ameris se toma su tiempo para definir las líneas maestras de un relato que sabe tocar fibra sin forzar la máquina, sin acelerar los tiempos. A ratos, incluso, se impone la impronta de una fábula de corte cristiano que parece disertar acerca de la santidad a través de la educación y, apurando, acerca del sacrificio (incluso inmolación) en beneficio del prójimo como forma de ganarse el cielo.

Pero quedarse en esa lectura es perderse la esencia de esta conmovedora película. En efecto, la cinta habla de lo divino, pero a través de lo humano, flirtea incluso con el Dreyer más iluminado y providencial, pero adoptando una perspectiva muy genuina acerca de la búsqueda de la trascendencia a través del amor desprovisto de todo egoísmo. Pero lo verdaderamente notable de la propuesta de Ameris es su discurso acerca del lenguaje como experiencia trascendente y de la vivencia cuasi mística de la comunicación más allá de la palabra. Y es esa emotiva apología defensa del lenguaje sin barreras, en condiciones extremas, la preciosa historia de redención a través del amor, alrededor del vínculo iniciático (en dos sentidos) tutor-alumno de una monja y una niña sorda, muda y ciega que encuentra su lugar, y descubre la magia del lenguaje, gracias a aquella.

Más allá de los inevitables estereotipos que maneja el primer acto, en el que se procede a describir el proceso de "doma" de la pequeña fiera volviendo sobre Truffaut y sucedáneos, la cinta adquiere un espesor nada despreciable a partir del segundo acto cuando Ameris revela sus verdaderas intenciones y emerge el verdadero leitmotiv de la historia: las experiencia liberadora del lenguaje más allá de de las palabras.

Puede que el director galo abuse de alguna coletilla melodramática de más en la resolución de la historia, pero en líneas generales el tono y las emociones están impecablemente dosificados, en buena medida gracias a la excepcional complicidad de las dos actrices protagonistas, y de manera muy especial del desempeño de la debutante Ariana Rivoire, que borda su papel de niña salvaje redimida a través del descubrimiento de su capacidad para comunicar emociones más allá de las barreras de su minusvalía.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP