El País

Crítica: Kevin Macdonald reincide en el mito de la IX Legión Hispana en un peplum de aventuras entretenido e históricamente razonable

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
La legión del Águila

Lo mejor:
No te consiente mirar el reloj

Lo peor:
Los inevitables estereotipos del peplum y las pintas de los "malos"

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.7
11 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 08/04/2011
  • Director: Kevin Macdonald
  • Actores: Channing Tatum (Marcus Aquila), Bence Gerö (niño celta / joven Marcus), István Goz (centurión cohorte), Denis O´Hare (Lutorius), Paul Ritter (Galba), Zsolt László (Paulus), Julian Lewis Jones (Cassius), Aladár Laklóth (Flavius Aquila), Lukács Bicskey (Druida), Douglas Henshall (Cradoc), James Hayes (Stephanos), Donald Sutherland (tío Aquila), Jamie Bell (Esca)
  • Nacionalidad y año de producción: Reino Unido, EE.UU., 2011
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Todas las legiones tenían águila, en contra de lo que sugiere el horroroso título español, y el "despiste" tiene su aquel porque si de algo se pavonea la última película de Kevin Macdonald es de una firme y loable voluntad recreacionista. La legión del águila es una película de romanos donde se pretende que los romanos sean tales, piensen y actúen como tales; el valor totémico del estandarte legionario por antonomasia, la potentísima carga ideológica y cultural del águila en cuestión es la espina dorsal del drama, el leit motiv de la tragedia; en "La legión del águila" se rastrea un empeño por trascender el mero desfile de abalorios y los estereotipos formales del cine de romanos, Kevin Macdonald se sumerge en el escurridizo universo de las ideas tomando el pulso al período más allá de frases hechas y arraigados lugares comunes.

Su película, que pone en imágenes una espléndida novela juvenil de Rosemary Sutcliff, no recrea sólo arquitectura y vestuario, y eso es seminuevo, sino también conceptos y parámetros identitarios. Marco Flavio Aquila es un héroe trágico de una pieza, pero en contra de quienes despachan perezosamente la película como un apéndice del subgénero Gladiator, confluyen en él conflictos y tribulaciones arcaicas y oportunamente anacrónicas.

Es decir, Marco Flavio Aquila es, de verdad, el esbozo, de un romano de carne y hueso. Sus motivaciones no son universales y atemporales, a saber; vengar la muerte de esposa e hijo o salvar la vida de los camaradas de unidad; su tragedia emerge, sí, de una necesidad de limpiar el buen nombre del padre, pero también de enmendar el honor de Roma, de restaurar simbólicamente su identidad militar en torno a una mentalidad pertinentemente arcaica: Roma es el águila, su extravío un intolerable ultraje y su recuperación simbólica una cuestión de vida o muerte.

Así, en muchos aspectos, Marco Flavio Aquila es, quizá, el héroe romano más genuinamente romano de la historia del cine. Y ese es el valor distintivo de "La Legión del águila", que le otorga una personalidad enteramente propia. No es que no concurran los inevitables estereotipos, que concurren: el espectáculo gladiatorio provinciano, la formación en testudo fuera del tiesto, el perfil plano del mundo indígena y, por supuesto, la prevalencia de la leyenda frente a la historia; pero al fin y al cabo "La Legión del Águila" es y quiere ser un peplum neoclásico, una película de aventuras para casi todos los públicos y un viaje al pasado meramente lúdico.

Es todo eso con dignidad, a saber, una buena película de aventuras y un logrado ejercicio de historia-ficción, y aunque el telón de fondo sea el mito, el mismo que daba vidilla a la igualmente estimable Centurión de Neil Marshall, pero además esboza ecos culturales (pertinentemente tuneados y, naturalmente, reducidos a la más elemental de sus esencias), factores ideológicos e identitarios prácticamente inéditos (rara vez el peplum tiene tiempo de perderse en semejante bosque) con razonable rigor hollywoodiense.

El atrezo es formidable, las brumas otoñales de las Highlands escocesas emergen en todos su esplendor gracias a un soberbio trabajo de fotografía, las licencias ahistóricas son aceptables (los tópicos gladiatorios, las improbables corazas de cuero, el exótico aspecto del pueblo de la Foca) y la pareja protagonista da dignamente el pego. En fin, que La legión del águila no es Gladiator pero sí una estimable y disfrutable película de romanos chapada a la antigua.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP