El País

Crítica: Amor en tiempos de guerra

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
La promesa

Lo mejor:
El diseño de producción y el vestuario

Lo peor:
Un academicismo aparatoso pero vacío

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.4
5 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 06/11/2015
  • Director: Patrice Leconte
  • Actores: Rebecca Hall (Lotte Hoffmeister), Alan Rickman (Karl Hoffmeister), Richard Madden (Friedrich Zeitz), Toby Murray (Otto Hoffmeister), Maggie Steed (Frau Hermann), Shannon Tarbet (Anna), Sarah Messens (Magda, la criada)
  • Nacionalidad y año de producción: Francia, 2013
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

Muy lejano ya, en el tiempo y en las formas, el Patrice Leconte de los años 90, su versión burócrata del cine se fijó en un formidable texto de Stefan Zweig que, se intuye, tiene madera de dramón romántico de rompe y rasga, de melodrama sentimental de amor inoportuno e improcedente con corsés de época de esos que te reconcilian con Cupido tocando fibra, a vueltas con la dimensión trágico-épica del chico conoce chica. No es el caso. En efecto Leconte gestiona un libreto rutinario, pero con potencial, que quizá el tipo que fue en los 90 habría sabido rentabilizar como es debido. La promesa es, sin embargo, un drama de época convencional hasta decir basta, impúdicamente academicista, aparatoso por principio, pero infinitamente más leve de lo que sus muy afectadas maneras parecen sugerir.

En efecto, se ofrece una ración de romanticismo trágico hiperinflado, que gira alrededor de un triángulo emocional sustancialmente plano, que navega entre las aguas siempre jugosas del affaire socialmente censurable, con el choque de clases y el rumor de fondo, también muy rentable en este tipo de tragedias amorosas, de la inminente guerra, de la gran tragedia colectiva. Son argumentos contundentes pero muy trillados, en los que Leconte no sabe moverse más allá del tópico y la brocha gorda.

Su película es predecible del primer al último plano y tiene un handicap determinante en el déficit pasional, en la muy limitada pegada del heroico romance. Los personajes no tienen densidad ni profundidad acorde con el aparatoso determinismo trágico de la historia, con su enfático aliento épico. Leconte tiene una buena historia entre manos, si bien ya contada antes demasiadas veces con perspectivas muy semejantes, pero no sabe cómo hacerla interesante, no sabe cómo insuflarle vida.

Todo resulta extremadamente correcto a la vista, el vestuario, el magnífico diseño de producción, el oficio de unos actores, con todo, desaprovechados, pero el conjunto no funciona. El rumbo de los acontecimientos es demasiado obvio, y esa incómoda previsibilidad no tiene aristas en manos de un Leconte más apático que nunca. No hay química entre los dos actores protagonistas, y a pesar de la altísima carga trágico-romántica de la cinta, falta sentimiento (genuino) y la hondura sentimental no llega a la platea, no contagia, no convence. La promesa es de esas películas con mil ingredientes para cuajar en cine de muchos quilates que nunca sabe abandonar el pozo de la irrelevancia y la mediocridad. Una oportunidad perdida.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP