El País

Crítica: Un nuevo comienzo

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
La reconstrucción

Lo mejor:
El Diego Peretti actor, un fuera de serie

Lo peor:
El barniz sentimental del tercer acto

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.8
6 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 23/01/2015
  • Director: Juan Taratuto
  • Actores: Diego Peretti (Eduardo), Claudia Fontán (Andrea), Alfredo Casero (Mario), María Casali (Ana), Eugenia Aguilar (Cata), Ariel Pérez (Jefe Yacimiento), Rafael Solano (Gendarme), Matías Cabrera (Luis)
  • Nacionalidad y año de producción: Argentina, 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

El mayor activo de La reconstrucción es el muy saludable empeño de Diego Peretti, uno de los mejores hispanohablantes en activo, de huir de sí mismo, de salirse del guion, de sorprender a su público. En las antípodas de ese humor entre cáustico y amable (difícil y meritorio equilibrio ese) de sus tres primeras películas, que tenían denominación de origen y que respetaban escrupulosamente las expectativas de un público cómodo en lo previsible, La reconstrucción tuerce sensiblemente el gesto para reivindicar un Peretti que es mucho más que una fórmula patentada y un talismán para la comedia argentina de multicine. En efecto el cambio de registro es tan desconcertante como estimulante.

Peretti viaja a la Patagonia profunda para trazar la ruta de redención de un pobre diablo que ya perdió todos los trenes que la vida le invitó a coger. Pero en realidad siempre queda el tren de gracia, y a ese es el que se agarra el nuevo antihéroe de Peretti, un hombre frente al reto de las segundas oportunidades, frente al bálsamo de una familia extraña que acaba siendo la suya. El primer acto de La reconstrucción roza lo ejemplar. El Peretti director no exhibe la ansiedad del novato en estas lides, y apuesta por la contención y la paciencia proponiendo un notable estudio de personaje sin subrayados, centrándose en la economía de la imagen y descansando solo puntualmente en el diálogo.

Ahí surgen los méritos del Peretti actor, bordando el perfil psicológico y emocional de un sujeto a la deriva y aparentemente irredimible, que colorea los méritos de una notable puesta en escena y de una brillante utilización del contexto como personaje de reparto. La reconstrucción está, en efecto, brillantemente ambientada y contextualizada, y sus imágenes rezuman verdad y claridad de ideas, al menos hasta que el drama dobla la esquina. Es ahí, en la definición del conflicto y en la resolución del mismo donde lo nuevo de Peretti enseña más lagunas. La contención del primer acto muta en una progresiva inclinación hacia el énfasis y emocional y el sentimentalismo, buscando, ya sin las sutilezas de antes, una empatía mucho más primaria, y menos sofisticada, con el respetable.

Con todo la tragedia luce defectos e imperfecciones pero no descarrila. El Peretti actor acude al rescate siempre que el Peretti director se muestra más inseguro. La moraleja al final es que el actor director-argentino no solo ejerce brillantemente de los primero en todos los registros, sino que tiene recursos de sobra para ejercer con el mismo oficio de lo segundo más allá de su zona de confort. Su primer drama dista de ser redondo, pero es lo suficientemente interesante y prometedor como para esperar grandes cosas de Peretti en ese registro y tono a corto y medio plazo.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP