El País
Imprimir

Crítica: El deseo y sus monstruos

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
La región salvaje

Lo mejor:
Sus imágenes, casi siempre sugestivas y perturbadoras

Lo peor:
Su capacidad de sugerencia se ve mermada a veces por un talante explicativo

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2
1 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Ciencia-ficción
  • Fecha de estreno: 15/09/2017
  • Director: Amat Escalante
  • Actores: Ruth Ramos (Alejandra), Simone Bucio (Verónica), Jesús Meza (Ángel), Eden Villavicencio (Fabián), Andrea Peláez (Madre de Angel), Oscar Escalante (Sr. Vega), Bernarda Trueba (Marta Vega)
  • Nacionalidad y año de producción: Francia, Alemania, México, Suiza, Dinamarca, Noruega, 2016
  • Calificación: No recomendada menores de 18 años

+ info

El cineasta mexicano Amat Escalante, autor de Sangre (2005), Los bastardos (2008) y Heli (2013), indaga una vez más, con su cuarta película, en cómo determinadas fricciones y condicionantes sociales inciden en la manera de entender y desplegar nuestros deseos. Combinando el áspero naturalismo (a veces, por exacerbación, al borde de lo alucinado) de sus películas previas con una lectura lírica de la ciencia ficción, La región salvaje es un trabajo notable, fraguado entre la sordidez de un día a día inhóspito y la exuberancia brutal, enigmática, de otro mundo más allá de las fronteras del nuestro. Escalante vuelve a hacer gala de un rigor formal encomiable, con una cámara que parece continuamente empecinada en atravesar -incluso literalmente- la neblina que separa lo grisáceo del territorio del ensueño, donde los roles que se nos han asignado se esfuman para devolvernos a la inocencia, pura y necesariamente autodestructiva, del perverso polimorfo freudiano. La región salvaje tiene, no obstante, problemas: las verbalizaciones explicativas del misterio terminan por mermar su pluralidad de sentidos, haciéndole un flaco favor a imágenes que, al menos en un principio, trascendían la mera metáfora y el símbolo unívoco.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!


Blogs