Crítica: El viaje a ninguna parte

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
La serie Divergente: Leal - 1ª parte

Lo mejor:
Los primeros minutos, que otorgan un simulacro de vida a la película fotografía mediante

Lo peor:
La terrible falta de carisma que desprende el conjunto, con la excepción quizá de Jeff Daniels

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.3
29 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Ciencia-ficción
  • Fecha de estreno: 11/03/2016
  • Director: Robert Schwentke
  • Actores: Shailene Woodley (Tris), Miles Teller (Peter), Theo James (Four), Naomi Watts (Evelyn), Zoë Kravitz (Christina), Maggie Q. (Tori), Ansel Elgort (Caleb Prior), Jeff Daniels (David), Jonny Weston (Edgar), Bill Skarsgård (Matthew)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2016
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

A estas alturas, solo detectamos un posible interés en esta serie cinematográfica basada en la trilogía distópica para jóvenes escrita por Veronica Roth, cuyo último volumen, como subraya el título que nos ocupa, ha sido dividido por los habituales motivos pecuniarios en dos cintas -la postrera se estrenará en junio de 2017-. El mismo radica en que, lejos de poder ser aprehendidas Divergente (2014) y sus dos secuelas hasta la fecha como relato único de desarrollo más o menos lineal y coherente a lo largo de varias películas -algo que sí caracteriza propuestas como Los Juegos del Hambre-, la ficción juega a reinventarse hasta cierto punto con cada una de ellas. Algo que resulta, sin duda, desconcertante para el espectador, pero que también tiene su parte estimulante. Al menos, sobre el papel, porque, en la práctica, La serie Divergente: Leal, 1ª parte es tan tediosa como sus predecesoras, víctima el conjunto de una producción auspiciada por Summit Entertainment más pendiente de estrenar en rápida sucesión y con costes mínimos, que de apostar por el talento. Si algo singulariza esta saga, empezando por el reparto y acabando por la mayor parte de sus aspectos técnicos, es su absoluta mediocridad.

 En cualquier caso, mientras que Divergente nos describía una Chicago postapocalíptica cuya población se hallaba dividida según sus caracteres en cinco facciones, y La serie Divergente: Insurgente (2015) se centraba en los sueños, visiones y simulaciones que atormentaban a la protagonista de la fábula, Tris ( Shailene Woodley), una adolescente ajena a la cosificación imperante en una sociedad sumida poco a poco en luchas intestinas de poder, La serie Divergente: Leal, 1ª parte hace que los personajes abandonen por fin los límites de la ciudad atrincherada en sí misma, y se lancen a investigar si hay esperanza más allá de sus muros… lo que les abocará a descubrimientos tan asombrosos como para modificar la percepción que teníamos hasta entonces de lo planteado. Un volantazo argumental que nos remite a la reciente El corredor del laberinto: Las pruebas (2015) -segunda parte de una serie similar- y que, ya lo hemos anticipado, se salda como en aquella con decepción: creíamos que el cambio de perspectiva daría lugar a discursos sugerentes, a una reconfiguración de los hechos y sus interpretaciones, pero a los pocos minutos comprendemos que nos hallamos de nuevo en la tierra de las idas y venidas porque sí, de los secretos a voces, de los diálogos sentenciosos y estirados hasta la exasperación que aportan poco, de las escenas de acción que podrían haberse obviado sin que pasase nada en absoluto… El viaje a ninguna parte.

 Lo más triste es que, consciente quizá el realizador de la película, Robert Schwentke, de que estaba mostrándole al público exactamente lo mismo que, en esencia, le había brindado en La serie Divergente: Insurgente -Divergente la firmó Neil Burger-, trata, con la colaboración del director de fotografía Florian Ballhaus, los diseñadores de producción y vestuario, y hasta los encargados de los efectos visuales, de trastear con lo que vemos, haciéndolo más vistoso y colorista que en ocasiones anteriores, apelando a un manierismo que diluye por completo las fronteras entre las imágenes de los hechos y las correspondientes a sus proyecciones virtuales, fantasmáticas. Pero tan heroicas intenciones se dan de bruces con lo paupérrimo ya citado de la producción, lo que hace que, aspirando a tener estilo, La serie Divergente: Leal, 1ª parte acabe erigiéndose quizás en la más fea de las adaptaciones hasta la fecha de los libros de Veronica Roth. No es de extrañar que Robert Schwentke haya declinado ocuparse también de La serie Divergente: Leal, 2ª parte, dejando la responsabilidad de concluir como sea esta historia interminable a Lee Toland Krieger ( El secreto de Adaline, 2015). Seguro que Krieger jugará en lo posible con sus propias concepciones de la estética y la plástica; pero va a costar lo suyo que sus maquillajes le procuren una apariencia de vida al tremendo muerto que le ha caído encima.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP