El País

Crítica: Torpe adaptación de la popular novela de Giordamo, traducida en imágenes sacrificando todos los matices que definieron su éxito

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
La soledad de los números primos

Lo mejor:
El título

Lo peor:
Que el título es casi lo único bueno que hereda del libro

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 1 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
1
1 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 27/03/2013
  • Director: Saverio Constanzo
  • Actores: Alba Rohrwacher (Alice Della Rocca), Luca Marinelli (Mattia Balossino), Martina Albano (Alice de pequeña), Arianna Nastro (Alice de joven), Tommaso Neri (Mattia de pequeño), Vittorio Lomartire (Mattia de joven), Aurora Ruffino (Viola Bai), Giorgia Pizzio (Michela de pequeña), Isabella Rossellini (Adele), Maurizio Donadoni (Umberto Della Rocca), Roberto Sbaratto (Pietro Balossino), Giorgia Senesi (Elena)
  • Nacionalidad y año de producción: Italia, 2010
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Basada en la hiperpopular novela homónima de Paolo Giordano, e incomprensiblemente candidata al David de Donatello al mejor director en el año 2010, La soledad de los números primos traza con notable torpeza el azaroso camino de redención de dos sujetos emocionalmente mutilados que soportan lastres insoportables de un pasado traumático y hostil. Es decir, que se sienten más solos que la una, y de ahí el título.

En resumidas cuentas, un discurso metafórico que cuando no es abiertamente grueso, es directamente obvio. Saverio Costanzo se deja escapar todos los matices que hacen de la novela lo que es, y que justifica su sensacional impacto internacional y su excelente predicamento entre el público adulto. Aquejada de ese síndrome de fidelidad a ultranza, que suele arruinar las posibilidades cinematográficas de cualquier best-seller con lobby de lectores a temer, la cinta transita siempre por la superficie, quedándose en el escaparate de la historia, apostando por una literalidad estéril, y por un aliento de solemnidad literaria que frustra cualquier posible impacto fílmico.

Es lo que tiene adaptar con miedo a la legión de fans del libro original. Al final tienes la sensación de que se trata de adaptar con fidelidad la letra pasando olímpicamente del espíritu, porque en cine, rara vez se logra lo segundo sin sacrificar lo primero, que es lo deseable. Costanzo despacha la clásica adaptación para fanáticos. A ratos tienes la sensación de que no es película para profanos, de que sin la brújula que te otorga la previa lectura del libro aquí no pintas absolutamente nada.

Todo es aparatosamente obvio, sofisticadamente impostado. La soledad de los números primos es prisionera del libro y nunca acierta a caminar por cuenta propia. Costanzo apuesta por una realización plana, cuasi telefílmica que no ayuda en nada a resaltar los potenciales matices de la película con respecto al libro. Al final de la proyección, quien no ha leído el libro, se preguntará a qué tanto revuelo. La película es demasiado mediocre como para creer que el libro haya hecho mella en tantos lectores

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP