El País

Artículo: La sombra de la traición

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha: 18/05/2012

Espías, agentes dobles, y el aroma rancio de la guerra fría, espina dorsal del debut de Michael Brandt tras las cámaras en una película protagonizada por Richard Gere y Topher Grace.

La sombra de la traición
  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 18/05/2012
  • Director: Michael Brandt
  • Actores: Richard Gere (Paul Shepherdson), Topher Grace (Ben Geary), Martin Sheen (Tom Highland), Stana Katic (Amber), Tamer Hassan (Bozlovski), Stephen Moyer (Brutus), Chris Marquette (Oliver), Odette Annable (Natalie Geary), Yuri Sardarov (Leo), Ed Kelly (Senador Dennis Darden)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2011
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Con pie y medio en los 70 y 80, Michael Brandt resucita los fantasmas de la Guerra Fría en un thriller de espías y agentes dobles chapado a la antigua en el que especula con una polaridad improbable.

Richard Gere es un agente jubilado de la CIA cansado de años de guerra sucia sin cuartel entre los dos bloques. La resurrección de Rusia como potencia hegemónica y antagonista estadounidense restaura el viejo orden bipolar y la guerra de guerrillas entre estados. De pronto EE.UU. es un coladero de espías y sicarios rusos que campan a sus anchas por el país amenazando gravemente la seguridad nacional. El asesinato de un senador norteamericano reabre viejas heridas. Cassius, un legendario asesino soviético, parece haber vuelto al redil. Y naturalmente solo el viejo lobo tiene los conocimientos y olfato necesario para darle caza. Lo hará codo con codo con un agente recién graduado (Topher Grace) con ideas propias. Pero en verdad nadie es quien parece ser en ese juego de gato y ratón.

Brandt, reputado guionista de cintas como Wanted o El tren de las 3:10, debuta con un libreto escrito mano a mano con su socio habitual, Derek Haas. La cinta, no obstante, pasó de puntillas por la taquilla americana.

Maestro y discípulo

Richard Gere. Muy lejos del arquetipo de galán romántico que hizo de él un mito contemporáneo de Hollywood, Richard Gere incide en uno de sus registros predilectos de los últimos años con un thriller de espías a su medida. Comparte agente con Michael Brandt, circunstancia que aprovechó este último para plantarse en la puerta de su casa y acosarle para que aceptara el papel. Su insistencia tuvo premio, y Gere accedió a meterse en el pellejo de Paul Stepherdson, un curtidísimo ex agente de la CIA rescatado de su jubilación por el jefe (Martin Sheen) para cerrar una cuenta pendiente, y dar caza a Cassius, el último de los siete asesinos de élite soviéticos a cuya caza y captura dedicó muchos años de servicio.

Topher Grace. Hace una década todo hacía indicar que iba a comerse el mundo. Debutó a las órdenes de Steven Soderbergh con Traffic, pero fueron El chico de tu vida y In Good Company las comedias que lo pusieron definitivamente en órbita. Holló la cima en la piel del villano Venom en Spider-Man 3 hace cinco años, pero desde entonces su estrella se ha ido apagando paulatinamente. Grace, otrora chico de oro de la industria en pleno empeño por reinventarse, pone rostro a Ben Geary, un avispado novato del FBI, recién licenciado y autor de una tesis sobre el mismísimo Cassius. A regañadientes Stepherdson acaba acogiéndolo bajo su tutela y confiando en él para dar caza al temible sicario ruso.

Y además

El lado oscuro de Richard Gere

Quizá no brille por ser actor de amplio registro. Es posible que no sea uno de los mejores actores de su generación, pero nadie se atrevería a cuestionar su excepcional fotogenia, su arrollador feeling con la cámara. Fueron esas virtudes las que le entronizaron en los 80 y 90 como mito erótico gracias a Oficial y caballero y Pretty Woman, como rey de la comedia y del drama romántico. Sin embargo es, curiosamente, otro el género más recurrente en su extensa filmografía. Gere se reveló contra el encasillamiento cayéndole mal al público por primera vez con Asuntos sucios, en la piel de un poli corrupto y sin escrúpulos. Fue su primera incursión en el thriller, pero en los 90 vendrían muchas otras: Las dos caras de la verdad, El laberinto rojo (su particular dardo envenenado al gobierno chino que lo declaró persona non grata por su reiterado apoyo a la causa tibetana) o Chacal, al lado de un icono del género como Bruce Willis. Más recientemente, en 2007, fracasó con El caso Wells, y este mismo año estrena otro thriller, junto a Susan Sarandon, Arbitrage.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP