El País

Crítica: El retorno de Pacino

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
La sombra del actor

Lo mejor:
Un Pacino colosal

Lo peor:
Que sin Pacino no hay película de la que hablar

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.3
8 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia dramática
  • Fecha de estreno: 24/04/2015
  • Director: Barry Levinson
  • Actores: Al Pacino (Simon Axler), Kyra Sedgwick (Louise Trenner), Greta Gerwig (Pegeen Mike Stapleford), Dylan Baker (Dr. Farr), Charles Grodin (Jerry), Dan Hedaya (Asa), Nina Arianda (Sybil), Victor Cruz (Guarda), Maria Di Angelis (Receptionista)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Podría leerse La sombra del actor como una revisión en clave más cómica que trágica del clásico esquema de brindis al sol de un tipo de la tercera edad que vuelve a abrazar el placer de vivir (y sentir) gracias a una joven que le devuelve la fe en sí mismo. Una especie de Venus pero con veinte años menos. Es decir, Pacino es ese tipo huraño y de vuelta de todo que aparentemente ya exprimió su existencia hasta el límite de lo posible y ahora vaga por el mundo cual alma en pena hundido en la depresión de quien se sabe carne de inmediato olvido, de quien intuye la proximidad de la más absoluta irrelevancia. Y cuando todo parece digno de irse definitivamente al carajo, llega Greta Gerwig para recordarle que hasta el rabo todo es toro, que hay vida más allá de las enfermedades crónicas del ego y que por más que la vida sea una comedia, hay ratos en los que la farsa vale su peso en oro.

Con esa premisa regresa el mejor Barry Levinson, del que no teníamos noticia desde hace aproximadamente dos décadas, que se redime sacando brillo a una de las novelas más menores, denostadas e incomprendidas de Phillip Roth, escarbando en los áridos dominios de la senectud, como ingrato lugar de llegada a pesar de uno, del último (o penúltimo) otoño en torno a las diatribas existencialistas de un actor en crisis de identidad y vocación, que confunde realidad y ficción, que se pierde en tierra de nadie entre ese mundo inhóspito en el que vive hundido en una depresión de caballo, y ese otro que aparentemente es fantasía del pasado, pero que revive inesperadamente con la llama de un romance crepuscular con una lesbiana insensible a las penas otoñales de este narcisista desesperado.

Levinson perfila con esmero ese universo de rotundas y fascinantes contradicciones subrayando la dimensión cómica del drama, planteando un equilibrio casi modélico entre tragedia y comedia de manera que ambas crezcan al calor complementario de la otra. No hay una gran historia debajo del brillante estudio de personajes. Levinson se queda absorto en la deriva decadente del ídolo venido a menos, regodeándose en su patética condescendencia consigo mismo, incapaz de asumir el veredicto del público, manejándose en un limbo grotesco entre la vida y la escena, incapaz de distinguir los límites de una ni las fronteras de la otra.

La clave de bóveda es precisamente esa, el tirón de un personaje protagónico (y un buen puñado de secundarios) con mucho recorrido, más allá de las limitaciones de un libreto que no sabe caminar más allá del abrigo del icónico personaje. Pone de su parte el mejor Pacino en años, que nos hace reír y se ríe de sí mismo y de su propia inexorable ruta hacia el olvido en un papel de esos que caen como un guante, y que lo redimen de los excesos e histrionismos de las últimas décadas. Mucho oficio, en fin, a expensas de Levinson y Pacino que ofrecen su mejor cara dándose cuerda el uno al otro aplacando los puntuales desvaríos y digresiones sin rumbo de un libreto que ofrece lo justo para que director y protagonista se luzcan oscilando con mucho oficio entre la risa y el llanto.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP