El País

Crítica: Presente y pasado del Western

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
La venganza de Jane

Lo mejor:
La densidad melancólica de la fotografía nocturna de Mandy Walker

Lo peor:
Los diálogos escritos por Brian Duffield, a veces dignos de la peor soap opera

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.8
10 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Western
  • Fecha de estreno: 06/05/2016
  • Director: Gavin O´Connor
  • Actores: Natalie Portman (Jane Hammond), Noah Emmerich (Bill Hammond), Joel Edgerton (Dan Frost), Rodrigo Santoro (Fitchum), Boyd Holbrook (Vic), Alex Manette (Buck)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2016
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Precedida por todo tipo de problemas de distribución y, a la postre, decepcionante para quienes esperaban de ella una reescritura feminista del western, La venganza de Jane, el último filme de Gavin O´Connor, no carece de elementos estimulantes pese a su fuerte irregularidad, fruto de unos diálogos acartonados y de una puesta en escena meramente funcional.

 Como en el resto de sus largos -El milagro (2004), Cuestión de honor (2008) o Warrior (2011)-, el director se muestra tan incapaz de desligarse de clichés dramáticos -en conjunto, la La venganza de Jane es, de hecho, algo tosca y flácida- como habilidoso a la hora de encontrar, siquiera momentáneamente, nuevas vías expresivas para acercarse a registros cinematográficos populares.

 Aquí peca de literal, indeciso entre depositar el peso emocional del relato en los numerosos flashbacks que trufan el devenir de la historia o apostar por la evocación de un pasado brumoso en las conversaciones de Jane ( Natalie Portman) y su antiguo prometido Dan Frost ( Joel Edgerton, asimismo participante en el guion de la cinta). Pero esta estructura, precisamente, le otorga un interés añadido a La venganza de Jane: el ayer emerge como una representación demodé, incluso naif, del cine del Oeste; el hoy, un terreno baldío donde el hogar y la inocencia parecen irrecuperables. Una lectura indudablemente contemporánea de un género ahora en tensión entre la añoranza y la asunción de un presente que ha reducido sus códigos a cenizas. En este sentido, el final de La venganza de Jane, que intenta, mejor o peor, reinventar la candidez perdida abrazando una ingenuidad inconcebible en estos tiempos, se presta fácilmente a la incomprensión.

 Uno de los primeros planos de La venganza de Jane, inspirado por aquel que abriera la mítica Centauros del desierto (1956), subvierte el sentido original: existe un afán de reubicar a la mujer en el mapa psicológico del western, aunque desde una (honesta, eso sí) mirada masculina. La senda de ambigüedad por la que transita Jane, en medio de una patética pugna entre machos con el corazón roto, así como la evolución del personaje desde la chica atemorizada explotada por su presunto protector hasta su emancipación no de las estructuras sociales vigentes, sino de su papel sumiso en el núcleo familiar, son esfuerzos -suficientes o no- ciertamente meritorios que apuntalan tanto la crisis cultural de la masculinidad hegemónica como la necesidad de cuestionarse el lugar ocupado por las mujeres en los géneros fílmicos.

Ir a la película >



Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota






Podcast de cine: BUTACA VIP