El País

Crítica: Dudas y perplejidades.

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
Las altas presiones

Lo mejor:
Las búsquedas formales que vertebran la película

Lo peor:
Que parezca presa del mismo desconcierto que el protagonista

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3
3 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 08/05/2015
  • Director: Ángel Santos
  • Actores: Diana Gómez, Iván Marcos, Andrés Gertrúdix (Miguel), Marta Pazos, Juan Blanco
  • Nacionalidad y año de producción: España, 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

El segundo largometraje del realizador gallego Ángel Santos se ha convertido en una de las producciones españolas mejor recibidas por la crítica desde que fuera presentado en el  Festival de Sevilla, donde se alzó con el premio a la mejor película de la sección Las nuevas Olas. Lo que queda claro tras el visionado es que, pese a sus defectos, Las altas presiones rebosa talento e inteligencia. El director concibe su ambicioso proyecto como una infatigable labor de búsqueda formal, reflejo de los ires y venires de Manuel ( Andrés Gertrúdix), quien regresa a su Pontevedra natal para darse de bruces con un paisaje geográfico y humano transfigurado, que no le brinda otra respuesta que el eco de su propio extrañamiento.

 Que Manuel sea un cineasta en busca de localizaciones para un proyecto que no dirigirá; que rehuya, huraño, el cariño de las viejas amistades; o que la cámara se instituya en infructuosa herramienta para interrogar espacios y rostros a la vez familiares y ajenos, termina por definir el extravío existencial y afectivo con el que lidian tanto el personaje como el realizador. A punto de desfallecer entre los brazos de una ataraxia muy siglo XXI, su frustración es tanto generacional como de clase: le sonará a más de un lector el perfil del treintañero de digna alcurnia con aspiraciones culturales, pero profundamente decepcionado ante "el estado de las cosas" y —quizás muy en el fondo— el papel que juega en él.

 Consciente de la crisis paralizante que lo ha entumecido emocionalmente, Manuel intenta encontrar una salida menos en su entorno que en las imágenes del mismo: resulta elocuente aquel instante en que observa en su ordenador, pausada y melancólicamente, los gestos y movimientos de Marta ( Diana Gómez) y Juan (Juan Blanco), varios años más jóvenes que él; o aquellos planos dentro del hotel en los que él graba a una Alicia (Itsaso Arana) que lo observa desde la cama mientras los separa una membrana invisible. En este retorno a la tierra natal, Santos y Manuel comparten su afán de aprehender el contorno de los espacios, la fuerza interior de los acontecimientos.

 El gran problema al que se enfrenta Las altas presiones es que pocas veces trasciende el mero diagnóstico de un desconcierto. El plano final —bastante forzado— nos habla de la necesidad de abordar el desierto de lo real para encotrar nuevos caminos, en términos individuales, sociales y artísticos. Un punto y aparte que hace aún más evidente el hecho de que Santos se halla atrapado en el ensimismamiento errante del protagonista, limitándose a articular dudas y perplejidades, lo cual no carece de mérito. Más que suficiente, en todo caso, para hacer de Las altas presiones un filme recomendable.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP