El País

Artículo: Mario casas es como Tony Curtis

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha: 27/09/2013

Sonado retorno al universo de la comedia de terror de uno de los grandes de nuestro cine, que nos contó las claves de este alocado viaje a Zugarramurdi.

Las brujas de Zugarramurdi
  • Género: Comedia dramática
  • Fecha de estreno: 27/09/2013
  • Director: Álex de la Iglesia
  • Actores: Hugo Silva (Jose), Carmen Maura (Graciana Barrenetxea), Carolina Bang (Eva), Mario Casas (Tony), Javier Botet (Luismi), Macarena Gómez (Silvia), Secun de la Rosa (Inspector Pacheco), Pepón Nieto (Inspector Calvo), Enrique Villén (Inspector Calvo), María Barranco (Anciana renegrida)
  • Nacionalidad y año de producción: España, 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Guía del Ocio: ¿Por qué este viaje a Zugarramurdi? ¿Cómo se gestó el proyecto?

 

Álex de la Iglesia: Zugarramurdi es una obsesión, y la verdad es que me divierte mucho haber descubierto que no todo el mundo lo conoce. Para mí es como Salem, un lugar absolutamente emblemático en la historia de la brujería y del ocultismo. Además está aquí al lado, en Navarra. Es el lugar donde surge el concepto de bruja tal como lo conocemos. Las imágenes de Goya; el traje de las brujas, que es el traje tradicional navarro de la época... Todo eso surge en mis años de universidad. Siempre habíamos querido hacer algo con todo esto. De hecho cuando hicimos “El día de la bestia” surgieron varias ideas que al final hemos utilizado en esta película.

 

GO: En la presentación del proyecto presagiabas un rodaje difícil ¿lo ha sido tanto?

 

ADLI: Ha sido el rodaje más complicado en el que he estado implicado. Ha sido difícil el rodaje, el montaje, la posproducción… pero también ha sido en el que más he disfrutado nunca y yo creo que se nota en la película. Hay un disfrute enorme con la dirección de actores, con la puesta en escena… sabíamos que teníamos un material muy valioso y queríamos sacarle el máximo rendimiento. Yo llevo dos años con un ritmo de trabajo muy exigente y mi equipo también. Hemos metido muchas horas; es una película muy difícil de hacer, pero ha merecido la pena. El resultado me llena de alegría.

 

GO: En los tiempos que corren, filmar una película así ¿es un reto o un milagro?

 

ADLI: Es una mezcla de reto y milagro. Esto se ha hecho gracias a un equipo de profesionales que se ha dejado la piel. Se ha conseguido invirtiendo una cantidad de trabajo enorme, muy superior a la norma, y sobre todo cambiando presupuesto por ilusión. Parece como que este tipo de cosas no se pueden emprender en el cine español, que estamos abocados a una comedia suave, de enredo, y como cineasta yo quería cambiar esto, y tengo muchos amigos que también quieren salir de ahí y hacer cosas distintas, de hacer una puesta en escena diferente. Y claro, ahora mismo es prácticamente imposible. Hemos tenido la ilusión y las ganas de llevarlo a cabo y hemos vendido nuestra alma al diablo para poder sacarla adelante.

GO: ¿Cómo recibió al equipo la gente de Zugaramurdi?

 

ADLI: Normalmente siempre hablamos del buen rollo que hay en los rodajes, y normalmente es falso. Normalmente las cosas son muy complicadas, muy jodidas, la gente se cansa y se va, y hay que trabajar en condiciones difíciles. En este caso no. Primero porque estábamos contando una historia a la que la gente de Zugarramurdi se sentía muy cercana, y hemos tenido el mayor apoyo del mundo. Cuando ves la película, te fijas en la figuración, y la gente brama, salta… les ves involucradísimos en la película. Creo que los cientos, miles de brujas que se ven en la película no son extras, son actores; se están dejando la piel en cada toma, y eso se consigue solo en un pueblo pequeño como Zugarramurdi en el que la gente siente que la película es suya. Navarra sentía que la película era suya. Hubo autobuses que venían de distintos lugares de Navarra, la gente dormía en la cueva, se quedaba hasta las siete de la mañana o la hora que fuera necesaria para acabar la secuencia. Luego nos preguntaban si queríamos hacer otra toma. Una entrega espectacular; nos invitaban a comer a su casa: nunca me he sentido tan a gusto.

 

GO: Tras dos proyectos más “de autor” vuelves a trabajar con Jorge Guerricaechevarría, tu guionista habitual ¿es este un regreso a tus orígenes?

 

ADLI: Tampoco considero que me haya ido. “Balada triste de trompeta” era una película que quería escribir yo, y “La chispa de la vida” era un guion americano. Pero Jorge y yo somos inseparables. No me considero capaz de concebir el cine sin él, sobre todo porque es la persona con la que más disfruto escribiendo. No ha sido un regreso. Simplemente hemos retomado nuestro trabajo en común. Cada uno tenemos de vez en cuando nuestras pequeñas canas al aire pero nuestro matrimonio sigue en pie.

 

GO: En los últimos años ha habido en el cine español un auge de la comedia de terror, que de algún modo sigue el camino que tú marcaste ¿cómo ves este fenómeno?

 

ADLI: Lo veo con una alegría enorme. Todo comenzó cuando nos dimos cuenta que formábamos parte de un grupo con intereses comunes cuando hacíamos “Historias para no dormir”, dirigidos por Chicho Ibañez Serrador. Todos estábamos de acuerdo en que Chicho era uno de nuestros padres espirituales; yo mismo, Balagueró, Plaza, Urbizu… allí nos conocimos. Y estoy muy orgulloso de pertenecer a un grupo de gente que disfruta tanto del fantástico.

 

GO: La elección de Hugo Silva y Mario Casas parece un tanto arriesgada a priori ¿pesó más su perfil mediático o confiabas plenamente en ellos como actores de comedia?

 

ADLI: No te voy a negar que, por supuesto, teníamos en cuenta que son dos actores de éxito, pero eso juega muchas veces en tu contra. Existe el riesgo de que la gente no entienda la elección, que no entienda que además de ser dos actores de éxito son dos grandes actores. Iimplica un riesgo muy grande. Se trataba de darles un papel muy diferente a los que habitualmente les ofrecen, entonces en este caso era más bien un inconveniente. Yo, de todos modos, había visto a Mario en algunas películas, había hablado con él y sabía que tenía una mina escondida. Para mí Mario es un actor de comedia, como un Tony Curtis. Es un galán pero sobre todo es un actor de comedias, con una vena humorística asombrosa. No habia quien le parara; ha sido una gozada trabajar con él. Por otro lado pocas veces he disfrutado tanto con un actor como con Mario y con Hugo. Son muy diferentes; Hugo es más reflexivo, tiene muy en cuenta la construcción del personaje, y muchas veces gracias a eso el personaje es mejor. Desde el principio Hugo tuvo muy claro el contraste y balance entre los dos personajes, y tengo que agradecérselo.

 

GO: Viendo la película da la sensación que lo habéis pasado en grande durante el rodaje ¿es así?

 

ADLI: Teníamos muy buena química. Carolina abrió un grupo en watsap y todos los días nos comunicábamos, sabíamos que opinaban los demás de las diferentes secuencias que habíamos rodado. Y eso a mí me ayudó un montón. Normalmente tengo una relación mucho más fría con los actores. No soy de hablar; soy de hacer lo que toca en cada momento y cuando acaba el rodaje me voy al hotel a preparar lo del día siguiente porque no hay tiempo. Pero en esta película en concreto ese clima de amistad, con Secun colgando todo el día tonterías, fotos, vídeos hablando del rodaje, Pepón Nieto igual, todo el día haciendo bromas… relajaban el ambiente de un rodaje que en sí mismo era un infierno. Era en plan: “Hola, hoy vais a estar doce horas atados en un palo, con fuego real al lado tuyo”. Gracias a ese buen clima de confianza se generó una sensación de equipo que nos ha hecho sobrevivir. Si no, hubiéramos palmado.

 

GO: Eres de esos directores con los cuales muchos actores se mueren por trabajar casi a ciegas ¿es una responsabilidad añadida?

 

ADLI: Mucha gente me ha dicho que no. No voy a pecar de soberbia porque sería absurdo, pero te podría dar una larga lista de actores que me han dicho que no quieren hacer nada conmigo. Recuerdo un actor de fama internacional que llegó a decirme: “Alex, igual me sale otra cosa mejor”. Es decir, que no tenía nada, pero prefería la posibilidad de no trabajar antes que salir en una película mía.

 

GO: Has comentado que la película tiene un punto autobiográfico ¿en qué sentido?

 

ADLI: Hay situaciones en la película que están basadas en hechos reales, pero en un tono lógicamente exagerado y grotesco. Yo he pasado la experiencia del padre divorciado y sé lo importante que es tener a tus hijos contigo porque los tienes muy poco tiempo. Digamos que es una película razonablemente veraz, pero histéricamente inverosímil.

 

GO: ¿Nuevos proyectos en mente o planeas una pausa?

ADLI: Descanso no porque descansar me da mucho miedo. Si puedo seguir rodando seguiré rodando. Yo si paro de rodar me muero, me da un patatus. Para mí el trabajo es la vida. Me imagino que rodaré muy pronto, cuanto antes. Voy a empezar en breve un documental y luego tengo dos o tres guiones en mente que quiero escribir.

 

GO: ¿Nunca te has planteado rodar una secuela de una de yus películas de más éxito?

 

ADLI: De esta. Le veo muchas posibilidades, porque me gustan mucho los personajes. Mme gustaría rodar una película en la que no tenga que explicar quienes son los personajes porque la gente ya los conoce, y colocarles en situaciones diferentes. Hablando con Jorge veíamos clarísimo que es lo que iba a pasar con cada uno en una eventual secuela. Me encantaría hacerlo, pero de momento es solo un sueño. Podríamos titularla “zugarramurdos”.

Ir a la película >

Roberto Piorno- 27/09/2013

Álex de la Iglesia vuelve a la comedia de terror con un reparto repleto de grandes figuras


Guía del Ocio en App Store Guía del Ocio en Google Play

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP