El País
Imprimir

Crítica: Thriller referencial

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
Lazos de sangre (Blood ties)

Lo mejor:
Las excelentes interpretaciones, que nos permiten olvidar corren a cargo casi sin excepción de rostros conocidos

Lo peor:
Como le sucedía a "La gran estafa americana", vale más como ensayo que como ficción.

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.3
4 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 22/05/2015
  • Director: Guillaume Canet
  • Actores: Clive Owen (Chris), Marion Cotillard (Monica), Billy Crudup (Frank), Mila Kunis (Natalie), Zoe Saldana (Vanessa), Matthias Schoenaerts (Scarfo), James Caan (Leon), Noah Emmerich (teniente Connellan), Lili Taylor (Marie), Domenick Lombardozzi (Mike), John Ventimiglia (Valenti), Griffin Dunne (McNally), Jamie Hector (Nick), Yul Vazquez (Fabio De Soto), Eve Hewson (Yvonne)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., Francia, 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Por razones ignotas, Lazos de sangre (Blood ties) no se estrenó en España cuando lo hizo en otros muchos países: su carrera comercial arrancó en octubre de 2013. Por razones asimismo ignotas, se estrena ahora, cuando su edición en Blu-ray puede adquirirse en Internet por ocho euros. Lo cierto es que las reseñas de la película nunca han sido demasiado entusiastas, y, allá donde se ha exhibido, ha cosechado un estrepitoso fracaso de taquilla; con un presupuesto cifrado en 26 millones de dólares, apenas ha recaudado hasta la fecha en todo el mundo 2,5 millones.

 Si consideramos que Lazos de sangre (Blood ties) cuenta con un reparto espectacular, y que plantea un enredo criminal y familiar plagado de giros melodramáticos y momentos electrizantes, la única explicación que cabe para su tardía exhibición en nuestro país, después de haber pinchado en otros mercados, reside en el poco tirón popular que tienen a fecha de hoy las intrigas referenciales, por mucho que la crítica y los académicos -véanse La gran estafa americana (2013) o El año más violento (2014)- las veneren.

 De hecho, el responsable en buena medida del revival del drama urbano estadounidense producido en los setenta del pasado siglo, James Gray -autor entre otras de La otra cara del crimen (2000) y La noche es nuestra (2007)- es co-guionista y productor de la película. Su implicación era esencial para convertir en un paisaje escénico, cinéfilo, reconocible a nivel global el film francés en que se basa Lazos de sangre (Blood ties), Les liens du sang (2008), protagonizado por quien a la postre ha sido el director del film que nos ocupa, Guillaume Canet.

 Al no haber visto Les liens du sang, ni haber leído la novela de Bruno y Michel Papet en que se basa, resulta imposible juzgar hasta qué punto el polar francés y el thriller norteamericano se entrecruzan con éxito en las imágenes de Lazos de sangre (Blood ties). Pero sí podemos afirmar que la labor como director de Canet, tan límpida y dinámica como en No se lo digas a nadie (2006) y Pequeñas mentiras sin importancia (2010), se revela acertada para que al espectador no se le atragante el ambicioso paisaje humano en la Nueva York de 1978 que plantea la historia: dos hermanos, el uno policía y el otro un delincuente recién salido de la cárcel que delinquirá a la primera de cambio, peleados por un suceso clave de sus infancias; y sus respectivos intereses amorosos, que arrastran también su pasado con cadenas fatigosas.

 Es cierto que el trazo liviano de Canet a la hora de interrelacionar las escenas de violencia, los conflictos sentimentales en salones de estar y trastiendas, y la mera intriga, se cobra el precio de una cierta dispersión, de imágenes con escaso calado; y que no se logra soslayar los lugares comunes heredados en que le gusta moverse a James Gray -véase el personaje encarnado por James Caan, y la presencia misma del veterano actor-. Para comprender lo que acaba siendo como cine Lazos de sangre (Blood ties), basta con remitirse a su primera escena: una redada policial en un piso, que se inicia coreografiada a los sones de una de las muchas canciones pop que jalonan el metraje y que marcaron la época -o, mejor dicho, con las que hemos aprendido a identificar la época-, hasta que esta es cortada de repente por un policía molesto, gesto con el que descubrimos era música diegética y con el que se nos introduce en la ficción propiamente dicha. En ese contraste entre el tópico y una suerte de realismo de género se moverá toda la película, con resultados interesantes.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio Revoluciones por Minuto

RPM: “MILES AND MUSIC” SEATTLE (3)

De Luis Javier Martínez

El contenido musical de Seattle da para más “Miles And Music”, aquí seguimos con destacados y notables protagonistas: QUIN...


Podcast de cine: BUTACA VIP