El País

Entrevista a Elena Anaya

«Mi personaje es una mujer que vive cada día de su vida las consecuencias de la violencia».

Hablamos con la actriz palentina, protagonista de Lejos del mar, sobre su trabajo con Imanol Uribe y sus perspectivas de futuro.

Elena Anaya

Guía del Ocio: ¿Cómo llegó este proyecto a tus manos?

Elena Anaya: Con una llamada de Imanol Uribe. Me dijo que había escrito un guion y que no me iba de su cabeza ni un segundo pensando en la protagonista femenina. Al protagonista masculino ya lo tenía, Eduard Fernández, lo cual me hizo profundamente feliz, así que le pedí que me mandase el guion. Al llegar a casa dejé de hacer todo lo que tenía pendiente ese día, me senté en mi mesa y me lancé a Lejos del mar de cabeza. Lo siguiente que hice fue llamar a Imanol y decirle: “Guau, ¡lo que has escrito!”. Ahí empezó un proceso de trabajo muy bonito.

GDO: ¿Qué fue lo que más te llamó la atención de tu personaje?

E.A.: Marina es una mujer que ha vivido y vive cada día de su vida las consecuencias de la violencia que aconteció en su vida un día cualquiera. Y podemos entender cómo ese dolor, esa herida que nunca se curó, no ha terminado de irse. Me gusta ver a esa mujer, esa doctora impecable, alejándose de su Madrid originario para irse a Almería a curar gente con su marido, como tantas familias. A lo mejor no es el marido ideal, pero cuántas mujeres puede haber que piensen que no tienen el marido ideal, o al revés. Pero vive bien, tranquila, a gusto, muy dedicada a su trabajo. Y, de repente, un día normal, lo irremediable del destino hace que se cruce con aquel ser que cambió su existencia para siempre. Me gusta mucho la dualidad de un personaje así, es fascinante poder interpretar a personas que viven en el plano mental constantemente y pasan a moverse por el instinto. Es el instinto lo que hace que ella llegue a lugares que jamás hubiese sospechado que iba a llegar, y a comportarse de una manera que está por encima de sí misma. No lo decide, le ocurre.

GDO: Marina es una mujer compleja, que rara vez expresa verbalmente lo que siente. ¿Cómo fue moldear y amoldarse al personaje?

E.A.: Es más difícil que si tienes un personaje con un texto escrito que te lo explica todo, en el que lo único que tienes que hacer es decir muy bien ese texto. Cuando ese texto no está escrito y el personaje no sabe muy bien qué le pasa, pero algo lo lleva y lo mueve, todo se transmite a través de los gestos, de la actitud, del lenguaje corporal, de la mirada, del desconcierto tan grande que le acontece. Me parece muy interesante.

GDO: ¿Qué crees que une a Marina, hija de una víctima, con Santi, terrorista arrepentido?

E.A.: Las consecuencias de la violencia. Los dos están unidos por eso para siempre hasta el final de sus días. Santi apretó el gatillo, pero está igual de atrapado por esa violencia. De hecho, hay un momento en el que él lo expresa, dice: “¿Qué quieres de mí? ¿qué puedo hacer? ¿tengo el derecho a seguir siendo un hombre y poderme levantar por la mañana y darme un baño?”. A Marina le pasa lo mismo, está atrapada por lo que ha ocurrido.

GDO: ¿Qué piensas que nos dice la película sobre las heridas abiertas de la violencia etarra?

E.A.: Creo que Imanol cierra una trilogía con esta película. Hizo La muerte de Mikel hace muchísimos años, cuando prácticamente nadie había rodado una película sobre ETA.  Luego nos dejó a todos de piedra con Días contados, y ahora vuelve con Lejos del mar, aun cuando había dicho que no iba a volver a hacer una película sobre este tema. Pero la historia estaba en el cajón y ese cajón seguía amenazando con volver. Me parece que está bien hablar de todo, que está bien atravesar el dolor y atravesar lo que nos afecta y lo que nos ocurre. En todos los ámbitos de la historia de nuestro país.

GDO: ¿Eres optimista con respecto al presente que vive el cine español de cara al público?

E.A.: No sé de números ni de estadísticas, pero sé que me encuentro con gente que ama el cine español. Me dicen por la calle que disfrutan con nuestras historias y con nuestra cultura, y a mí me llena de alegría y de satisfacción. Me parece un absoluto privilegio que eso ocurra.

GDO: Después de participar recientemente en el rodaje de Wonder Woman, ¿qué próximos proyectos internacionales tienes en el horizonte?

E.A.: Está pendiente de estreno The infiltrator, dirigida por Brad Furman, con Bryan Cranston. Hay una película independiente escocesa, Swung, dirigida por Colin Kennedy, que aún no sé cuándo se estrenará, ni si se estrenará en España, porque es muy pequeñita. Y tengo un proyecto que empezaré a rodar en breve…

Autor: Ruth Uris Fecha de publicación: 02/09/2016



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP