Crítica: Pulso con el pasado

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
Logan

Lo mejor:
El afán evidente de todos los implicados por despedir al personaje y su intérprete como se merecen

Lo peor:
La poca naturalidad de muchas de sus escenas, rendidas menos a la ficción que a lo que supuestamente esperaba el fan de ella

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3
41 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 03/03/2017
  • Director: James Mangold
  • Actores: Hugh Jackman (Logan / X-24), Patrick Stewart (Charles), Dafne Keen (Laura), Boyd Holbrook (Pierce), Stephen Merchant (Caliban), Elizabeth Rodriguez (Gabriela), Eriq La Salle (Will Munson)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2017
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Circula por redes sociales un ocurrente díptico fotográfico que recoge a varios protagonistas del universo X-Men auspiciado por 20th Century Fox desde el año 2000, sentados, a razón de tres en cada ocasión, en actos promocionales sobre películas diferentes de la saga, celebrados sin embargo en el mismo plató televisivo. En la primera imagen, aparecen Hugh Jackman, que ha dado vida a Lobezno en nueve títulos sobre el grupo de superhéroes; James McAvoy, que ha dado vida a un joven profesor Xavier en tres; y Michael Fassbender, que ha interpretado a Magneto también en tres. En la segunda estampa, figura de nuevo Hugh Jackman, pero, esta vez, junto a Patrick Stewart, rostro en hasta siete episodios de la serie del profesor Xavier en su madurez; e Ian McKellen, cinco veces Magneto cuando el villano ha rozado asimismo la tercera edad. El pie de ambas fotografías: "Pero, ¿cuánto ha durado esta entrevista?".

 La broma hace referencia al factor autocurativo de Lobezno, que le ha preservado más joven que a los restantes mutantes de la franquicia basada en los cómics de la Marvel, a lo largo de los casi veinte años y diez películas en que Fox ha desarrollado sus peripecias. Algo que ha permitido su interpretación siempre por el mismo actor, Jackman, pese a abarcar el arco temporal de los filmes desde los albores de la Segunda Guerra Mundial a un futuro sin especificar. Pero, además, lo hayan pretendido o no, las fotografías son un comentario inmejorable sobre el rol fundamental, vertebrador y desagradecido, que Lobezno -Hugh Jackman- ha jugado a la hora de otorgar credibilidad conceptual a una serie condicionada en exceso por lo mercantilista, el inmovilismo creativo, la falta de personalidad.

 Defectos de los que no se han librado las andanzas en solitario del mutante creado en 1974 - X-Men orígenes: Lobezno (2009), Lobezno Inmortal (2013)-, lo que no deja de ser triste para Jackman, encarnación carismática de uno de los superhéroes de cómic más icónicos del último medio siglo, lo que no ha hallado correspondencia en un legado cinematográfico a la altura de las posibilidades del personaje, y de un actor que ha tirado finalmente la toalla. Por eso, Logan es, ante todo, un intento hercúleo por procurarle a Lobezno y Jackman una despedida dramática justa; un adiós susceptible, al mismo tiempo, de arrojar una luz más favorecedora sobre las películas previas, y de despejar un horizonte alentador para la franquicia mutante, abocada por X-Men: Días del Futuro Pasado (2014) y X-Men: Apocalipsis (2016) al tedio, y a la irrelevancia en tanto cine de superhéroes.

 El encargado de ello ha sido James Mangold, que ya dirigió Lobezno Inmortal, y que repite dicha función, amén de participar en el guión y ejercer como productor ejecutivo. Inspirándose libremente en ciertas líneas narrativas de las historietas, Mangold ubica la acción de Logan en un futuro cercano, en el que los mutantes clásicos son historia, y a los nuevos se les crea artificialmente vía experimentaciones genéticas. Nuestro protagonista se gana la vida como chófer, ocultando al mundo sus poderes -por otra parte, en declive- y a un profesor Xavier (Stewart) senil. La aparición de Laura (Dafne Keen), una niña con facultades similares a las del viejo Logan, a quien persigue un operativo de seguridad privado que lidera Donald Pierce (un muy entonado Boyd Holbrook), forzará al superhéroe a salir de su abulia y, lo más importante, a tomar conciencia de su poder inspirador -en tanto mutante con aventuras épicas a sus espaldas canibalizadas por la ficción popular-, para la siguiente generación. Cuando no se recalca, este es uno de los aspectos más interesantes de Logan; véase el rol de Pierce, similar al del Kylo Ren ( Adam Driver) de Star Wars: El despertar de la Fuerza (2015), como millennial que dice admirar y se empeña en desustanciar el legado mutante.

 No es el único acierto de Logan. Su planteamiento inicial como sombrío noir futurista ambientado en la frontera entre Estados Unidos y México, es sugestivo. También su retrato de la condición decadente de Lobezno y su vínculo con Xavier y un Calibán (Stephen Merchant) aprovechado al máximo. Y dos escenas de acción son magníficas: el intento del equipo de Pierce por capturar a Laura en el cubil de Logan, y la pugna de este por llegarse hasta una habitación de hotel donde Xavier ha perdido el control de sus poderes. Pero, por otra parte, Mangold insiste en superponer a las imágenes un aluvión de pretenciosos guiños mitómanos y meta, que, por añadidura, exceden su talento para que resuenen de manera orgánica y significativa en la ficción. Las referencias a los cómics de los X-Men y al western Raíces profundas (1953), el fragmento que atañe a una familia de agricultores, esa conversión de una cruz cristiana en el símbolo de los mutantes… Constituyen subrayados reiterados de trazo grueso que solo hacen Logan más larga y plomiza de lo que debiera, y que la abocan a un estatus trágico, el de último cartucho desaprovechado en una película, no memorable, sino obsesionada con resultar memorable. Es curioso que la némesis de Lobezno sea en Logan una versión más joven de sí mismo, y que el enfrentamiento entre ambos se salde como se salda, simbolizando la incapacidad esencial de la película para trascender un ayer fílmico caracterizado por la mediocridad. Logan no se sacrifica por el bienestar de lo mutante futuro, se inmola en la pira de lo mutante pasado.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio Revoluciones por Minuto

RPM: “ROBERT JOHNSON”

De Luis Javier Martínez

Robert Johnson, probablemente en 1937 / Foto: Star Telegram Archives. Tal día como hoy, 8 de Mayo pero de 1911 nacía en el...


Podcast de cine: BUTACA VIP