El País

Crítica: Rian Johnson propone una de las películas de máquina del tiempo más inteligente en años en un trepidante relato futurista de dramaturgia impecable

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Looper

Lo mejor:
El admirable equilibrio entre tonos y géneros

Lo peor:
Alguna inevitable incongruencia espacio-tiempo

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.8
27 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 19/10/2012
  • Director: Rian Johnson
  • Actores: Joseph Gordon-Levitt (Joe), Bruce Willis (viejo Joe), Emily Blunt (Sara), Paul Dano (Seth), Noah Segan (Kid Blue), Piper Perabo (Suzie), Jeff Daniels (Abe), Qing Xu (esposa del viejo Joe), Tracie Thoms (Beatrix), Frank Brennan (anciano Seth)
  • Nacionalidad y año de producción: China, EE.UU., 2012
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Rian Johnson es de esos directores que creen que si pones el pie en un género es para dejar huella y no para que el género deje huella en su cine. Es decir, puestos a cruzar el umbral mejor interpretar las reglas a tu bola, mejor un lifting que estire las arrugas y aplaste las convenciones. Eso era Brick, que jugaba a ser un noir chandleriano o hamettiano de patio de instituto, y eso es Looper, que con una máquina del tiempo como coartada se enreda en un bucle espacio-tiempo que no tiene salida, que roza de refilón los arquetipos del thriller futurista para ser, a la larga, un producto inclasificable, una película de personalidad múltiple. El mérito de Johnson es hacer que esa multiplicidad funcione.

Looper es una película de acción, pero la carga dramática-emocional que la sujeta es imponente; es también una película de ciencia-ficción, pero los modos, el escaparate es, otra vez, el de un noir arcaizante, sobre un matón de moral distraída que ausculta la noche de la gran urbe, que se mueve por los bajos fondos como pez en el agua reflexionando en off, como los grandes iconos del cine negro clásico, sobre lo divino y sobre lo humano. Looper es una película de múltiples disfraces, un collage de tonos, subgéneros e influencias que cambia de registro con una facilidad pasmosa, que oscila entre lo macarra y lo sentimental con una soltura muy respetable.

Johnson consigue que las piezas encajen, que la versatilidad del relato sea una ventaja y no un lastre. Le ayuda, y mucho, un Joseph Gordon-Levitt enchufadísimo en su papel de sicario amoral redimido por una causa mayor, por el amor de una semidesconocida. Es posible que lupa en mano Looper presente agujeros negros, incongruencias y desfases narrativos a caballo entre el pasado y el presente.

Es lo de menos; el combustible es un desvarío futurista muy bien armado, que se sujeta no por el impecable equilibrio narrativo, por la excepcional gestión de la intriga y el fascinante laberinto espacio-tiempo en el que se desempeña. La clave es la fragilidad tangible de los personajes, la humanidad carismática del asesino a sueldo partido en dos que entierra su cinismo existencial para perderse en la defensa a ultranza (tanto en la versión presente como futura) de un espejismo femenino, de una promesa de felicidad inconclusa.

Looper es cine de sentimientos a flor de piel, y todo ello bajo la armadura de un espectáculo de ciencia-ficción low-cost que parece high-cost. Johnson saca petróleo al presupuesto, al talento de sus actores y a la intrincadísima rotundidad del thriller, que descansa sobre un planteamiento brillante exprimido con incontestable solvencia hasta las últimas consecuencias. Puede que no sea una película redonda, pero no hay duda de que compite con todos los honores por el título de blockbuster del año. Y lo mejor, sus disfraces de género son eso, disfraces. Te gustará si te gusta el buen cine, y punto.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP