El País
Imprimir

Crítica: Clooney borda la mejor composición de su carrera gestionando una herencia emocional envenenada en la última joya de Alexander Payne

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Los descendientes

Lo mejor:
El asombroso equilibrio cómico-dramático

Lo peor:
Que alguien esté tentado de despreciarla por hacer llorar

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.1
54 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia dramática
  • Fecha de estreno: 20/01/2012
  • Director: Alexander Payne
  • Actores: George Clooney (Matt King), Shailene Woodley (Alexandra King), Amara Miller (Scottie King), Nick Krause (Sid), Patricia Hastie (Elizabeth King), Grace A. Cruz (profesor de Scottie), Karen Kuioka Hironaga (Barb Higgins), Carmen Kaichi (Lani Higgins), Beau Bridges (primo Hugh)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2011
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

He aquí otro fulano desubicado escarbando en su presente y su pasado para rencontrarse, para definirse, para identificar desde el fondo el lugar que le corresponde en la familia, en la sociedad y en el mundo. Matt King es un antihéroe típicamente idóneo en el universo mental de Alexander Payne. Un tipo corriente y gris que recicla en outsider para reconectarse a la vida. Es decir, Clooney despacha un personaje hermano del Jack Nicholson de A propósito de Schmidt y el Paul Giamatti de Entre copas, un sujeto ahogado en la rutina que vive la vida que no quiere vivir, incapaz de tomar decisiones o de echar el ancla en el presente.

Los descendientes habla de un amargo viaje interior; el de un padre que pelea por reconquistar el afecto de sus hijas; el de un marido enfrentado a la tragedia y al ingrato sabor de la mentira y el de un terrateniente de cuyo criterio depende el futuro de uno de los últimos paraísos vírgenes de Hawai. La circunstancias quieren que todos los cabos deban atarse contemporáneamente, y como en la vida misma, el proceso es un camino de espinas, entre trágico, patético paródico.

Payne coloca con maestría los hitos y los desvíos en el formidable viaje iniciático; su película te arrastra entre extremos con una soltura encomiable, empujándote a llorar por no reír y a reír por no llorar en un impecable equilibrio tragicómico que te anuda la garganta mientras te arranca una sonrisa en medio del desconcierto coral de padre, hijas (y amigo), que vagan por Honolulu y alrededores a tientas, buscando cerrar heridas y acercar posturas, poner punto y aparte y volver a gestar un nuevo comienzo.

Nada sobra ni nada falta en el conmovedor relato; Payne especula con los ecos del pasado en el presente y viceversa en un Hawai en el que lo ancestral y lo moderno se dan la mano, en mitad de un atávico conflicto de intereses entre aristocracias, viejas y nuevas, por el control de la tierra. Hawai es en Los descendientes un personaje más, un propicio catalizador de emociones, un paraíso ahogado en fascinantes contradicciones históricas y ambientales que dotan a la historia de un espesor magnético, de una profundidad nada común en el cine estadounidense actual.

George Clooney encarna con una composición inolvidable el dilema de ese estremecedor conflicto, en un despliegue emocional cómico-dramático solo a la altura de los más grandes. Él es el alma y corazón de este insólito drama de herencias envenenadas. Debería ganar, no hay duda, todos los Oscar importantes del año

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!


Blogs