El País

Según zona y fase, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.

Crítica: Funcionarios del heroísmo

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Los Vengadores. La era de Ultrón

Lo mejor:
Técnicamente es un show insuperable

Lo peor:
Que todas las películas Marvel se parezcan tanto entre sí.

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.6
69 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 30/04/2015
  • Director: Joss Whedon
  • Actores: Chris Evans (Steve Rogers/ Capitán América), Robert Downey Jr. (Tony Stark/ Iron Man), Mark Ruffalo (Bruce Banner/ Hulk), Scarlett Johansson (Natasha Romanoff/ Viuda negra), Jeremy Renner (Clint Barton/ Ojo de Haclón), Elizabeth Olsen (Wanda Maximmoff/ Bruja Escarlata), Aaron Taylor-Johnson (Pietro Maximmoff/ Mercurio), James Spader (Ultrón), Paul Bettany (Jarvis/ La visión), Tom Hiddleston (Loki), Cobie Smulders (Agente María Hill)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Uno de los retos más complejos con lo que lidia Joss Whedon en la nueva entrega de Los Vengadores es hacer camino con mil frentes abiertos sin que la arquitectura dramática se resienta demasiado. Marvel ha creado una franquicia descomunal, integrada a su vez por un porrón de sub-franquicias que se alimentan e interrelacionan creando un espacio común que, ante la lluvia de secuelas primas y hermanas, ofrece problemas logísticos y narrativos inéditos, por la magnitud de la multifranquicia. El juego de muñecas rusas tiene también, naturalmente, eco en el bando de los espectadores. O estás con Marvel o estás contra ellos, es decir, o les sigues el rollo, haces tus deberes y frecuentas todas las franquicias o te pierdes la mitad de la faena. El minimalismo argumental, cierto, ayuda; a fin de cuentas Marvel trabaja con el mismo esquema-molde en las cinco dimensiones de la supersaga (a saber, la de Los Vengadores propiamente dichos y las de sus cuatro integrantes cogidos por separado), con el mismo planteamiento narrativo e idéntica estructura, fiándolo casi todo a la magnitud del show visual, al humorismo autoparódico (el rasgo más genuino de la casa) y al juego de guiños cruzados, de autocitas y autohomenajes.

Al final el despliegue argumental (tanto el de las partes como el del todo) aún siendo muy simple deviene enrevesado y espeso, en medio de un vaivén interdimensional, de una inmersión en el universo de la inteligencia artificial y en el éter hipertecnológico de digestión pesada. De ese pie cojea, y mucho, Los Vengadores: La era de Ultrón, que busca demasiado la complicidad del fan descuidando al profano o al visitante asiduo al universo Marvel.

 Es de suponer que la suma de todas las películas de todas las sagas Marvel, más los cómics, más derivados y sucedáneos otorga una visión de conjunto (o no) que otorga empaque al elemento dramático propiamente dicho. Y es que más allá de eso, dejando a un lado el derroche de pericia técnica y la loable persistencia en la autoparodia, Los Vengadores: La era de Ultrón se despacha desde la absoluta indiferencia emocional, desde una equidistancia absoluta en lo que respecta al entramado sentimental-existencial de los integrantes de la liga superheroica. Es una película muy coral, y aún así Whedon hace esfuerzos en dos sentidos: ahondar (un clásico en las secuelas del cine de superhéroes) en la dimensión más oscura del relato y los personajes y en la definición de conflictos y tribulaciones individuales y cruzadas casi del todo ausentes en el primer episodio. Son, con todo, maniobras muy tímidas. El nuevo episodio está cortado por el mismo patrón que el primero, asentado sobre ese molde-esquema prácticamente inmóvil que maneja Marvel para todas y cada una de sus sagas. Whedon no asume ni un ápice de riesgo, se mueve en territorio amigo dando cuerda a una fórmula recurrente y ya exageradamente reiterativa.

Empieza a ser difícil almacernar recuerdos de las películas Marvel como tales películas individuales, tal es el nivel de semejanzas, y tan escaso el menú de variaciones, que venden los diferentes títulos. Los Vengadores: La era de Ultrón es más de lo mismo: el espectáculo visual es incontestable y las gracias, aunque un punto reiterativas, están a la altura de lo esperable. Al margen de estas dos virtudes la cinta se ahoga en el mismo clímax hiperdestructivo de tres cuartos de hora largos en el que se ahogan todas las películas Marvel, a la caza y captura de un malo de recorrido corto, una réplica con contadas variaciones de villanos precedentes monodimensionales empeñados en destruir la Tierra, en un abrumador déjà vu que denota holgura de medios y escasez de ideas. Ni rastro de nervio emocional, por otro lado, en una secuela, por encima de la media gracias a la brillante gestión de medios de un Whedon inspiradísimo en el fuego cruzado digital. Al que esto escribe, con todo, el menú le asombra y divierte, pero le deja frío como un témpano de hielo.

Ir a la película >



La revista hace un paréntesis

Por la emergencia sanitaria actual, la revista Guía del Ocio hace un paréntesis y regresará cuando vuelva la normalidad. Mientras en la web seguimos informando sobre alternativas de ocio en casa.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP