El País
Imprimir

Crítica: Un biopic diferente

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Love and Mercy

Lo mejor:
El loable empeño de Pohlad por esquivar los tópicos del biopic musical de libro

Lo peor:
Algún parón narrativo que otro

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.7
3 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 10/07/2015
  • Director: Bill Pohlad
  • Actores: Elizabeth Banks (Melinda Ledbetter), Paul Dano (Brian Wilson), John Cusack (anciano Brian Wilson ), Paul Giamatti (Dr. Eugene Landy), Kenny Wormald (Dennis Wilson), Jake Abel (Mike Love), Joanna Going (Audree Wilson), Graham Rogers (Al Jardine), Dee Wallace (Rosemary), Brett Davern (Carl Wilson)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

A rebufo de la presentación poliédrica del mito musical que patentó Todd Haynes en la atrevida I´m Not There, Bill Pohlad escarba en la vida y milagros de otro icono, este con menos recorrido mediático que Dylan, pero igualmente cardinal en la historia de la música popular estadounidense, deconstruyendo al personaje a través de la mirada, hasta cierto punto provocadora, de diferentes etapas de su vida con filtros alternativos. Pohlad, como entonces Haynes, opta por la deconstrucción del mito antes que por la construcción o la elaboración novelizada del recorrido existencial del genio en cuestión.

Ni rastro aquí de tics hagiográficos, de recursos clásicos de biopic lineal y monodimensional. De lo que se trata es precisamente de eso, de escapar del corsé, de ese cansino determinismo unidireccional de las biografías hollywodiensese de músicos de leyenda. Pohlad sintetiza el legado de Brian Wilson, el rostro más mediático de los Beach Boys, estudiando al personaje en tres dimensiones, en la dimensión emocional y en la dimensión, y eso es lo más interesante, puramente artística que la mayoría de los biopics al uso, tan obsesionados con la anécdota y el repaso exhaustivo a los momentos estelares de la vida del músico en cuestión, suelen obviar o tratar de una manera lamentablemente superficial.

Pohlad, por contra, propone un retrato complejo, nada trillado, avanzando y retrocediendo entre los años 60 y los 80 para ofrecernos dos ventanas esenciales al periplo vital y creativo de Wilson, dos períodos que definieron al músico y al hombre, desglosando la intrahistoria de Pet Sounds, uno de los álbumes más célebres de la historia de la música estadounidense. Y lo hace optando por dos actores distintos y dos tonos y enfoques del relato complementarios, pero también diversos. La película salta pues de atrás hacia adelante y viceversa con gran soltura, tejiendo un perfil panorámico y bastante completo del hombre y del período, sin necesidad de recurrir a convenciones y muletillas de género.

No es, de hecho, el clásico retrato beatífico, ni una nueva reedición del trillado esquema juventud-ascenso-caçisa-redención que define la práctica totalidad de películas americanas del mismo palo. Pohlad logra que Wilson cobre vida sin necesidad de ser exhaustivo, mostrando la cara amable y agria de un personaje fascinante que dio a luz a algunas de las canciones más festivas, playeras y disfrutables desde el tormento, expiando fantasmas, esquivando sombras. Paul Dano y John Cusack ofrecen dos perfiles muy diferentes, pero a la vez complementarios, del personaje, enriqueciendo un biopic que en realidad no es tal, con mil matices, a expensas del oficio insultante de un novato, Pohlad, del que oiremos hablar mucho, no hay duda, en años venideros.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP