El País
Imprimir

Crítica: Diversión en la carretera

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
Magic Mike XXL

Lo mejor:
La película no engaña a nadie, pretende involucrar al espectador en la fiesta

Lo peor:
Verla sin el humor adecuado para lo que nos propone

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.6
9 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia dramática
  • Fecha de estreno: 10/07/2015
  • Director: Gregory Jacobs
  • Actores: Channing Tatum (Magic Mike), Elizabeth Banks, Amber Heard, Matt Bomer (Ken), Joe Manganiello (Big Dick Richie), Jada Pinkett Smith, Andie MacDowell, Kevin Nash (Tarzan), Crystal Hunt (Lauren), Raeden Greer (Charlotte)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Como tantas de las películas derivativas -remakes, secuelas, reboots- que se están estrenando este año, Magic Mike XXL tiene menos interés como fábula que como fantasía documental sobre su propia naturaleza. A base de insistir con fórmulas de éxito; de jugar con la reiteración, la combinatoria y la reinvención, el Hollywood de hoy está deviniendo el ensayista más lúcido posible de sí mismo. Y cuenta para ello con la complicidad de un público nada dispuesto a rendirle cuentas a la ficción, más proclive a celebrar frente a la pantalla los signos culturales que ya ha testado mejor le sientan; más proclive, en definitiva, a celebrarse a sí mismo.

 Al respecto, la película que nos ocupa es modélica. Magic Mike (2012), gran éxito sorpresa de hace tres temporadas, concluía con su protagonista -encarnado por Channing Tatum- desencantado del mundo del baile sensual y entregado a la mujer que amaba y su vocación como artesano del mueble. El guionista Reid Carolin hacía de las aventuras de Mike y sus compañeros de stripping, los Reyes de Tampa, un relato de autoconocimiento en toda regla, con arco narrativo y moraleja incluidos; por mucho que la realización de Steven Soderbergh, uno de los practicantes más lúcidos de la ficción bajo el signo del capitalismo tardío, aportase una sugerente tensión creativa que, en virtud de la fotografía y el montaje a su propio cargo, ligaba además Magic Mike en espíritu a realizaciones de un cineasta paradigmático de los 70, Hal Ashby, como El casero (1970) y Shampoo (1975).

  Magic Mike XXL parte de la idea de que Mike, sus colegas de baile Ken ( Matt Bomer), Richie ( Joe Manganiello) y Tito (Adam Rodríguez), y los propios artífices de la cinta -que repiten al completo aunque, sobre el papel, Soderbergh haya cedido la realización del film a uno de sus colaboradores habituales, Gregory Jacobs- ya no tienen nada que demostrarse ni a sí mismos ni al espectador. Más aun, pronto se nos deja claro qué tan equivocado estaba en Magic Mike el ambicioso Dallas ( Matthew McConaughey, que no repite) al interpretar el sentido de ser stripper en términos meramente económicos, como Mike al contraponer esa actividad a la propia de un hombre de provecho según puntos de vista tradicionales, que nada más iniciada esta continuación se desvelan improductivos.

 La apuesta de Mike y de la propia película pasa a ser la de afrontar el ejercicio del stripping como les pide el cuerpo, y como está anhelando quien ha pagado la entrada: por diversión, por conocer mundo, por estrechar lazos de hermandad con los compañeros, por la posibilidad de relacionarse sentimental y sexualmente con otros sin las cortapisas que imponen las asignaciones cotidianas de clase, género y raza. Magic Mike XXL se configura así como road movie de pretexto arbitrario y ventilado de cualquier manera -una convención de strippers-, que cifra su encanto en las vicisitudes del trayecto, las conversaciones intrascendentes y perezosas, las anécdotas que recordar en el futuro, los encuentros casuales, las paradas a repostar, las noches en mitad de ninguna parte.

 Quien estuviese esperando, por tanto, otra narración con apostilla final, saldrá echando pestes del cine. Mientras que quien acuda al reclamo de echar un rato entre personajes a quienes apetecía volver a ver en acción y conocer mejor, no podrá escoger este verano una secuela más adecuada. En este sentido, como ha señalado el crítico Devin Faraci, la ligereza de Magic Mike XXL acaba haciendo paradójicamente de ella una película más empática y profunda que Magic Mike.

 Resulta imposible llegados a este punto no citar Dando la nota - Aún más alto, un estreno reciente similar al presente no solo en sus pretensiones e ideología, también en algunas de sus estrategias: como la Beca ( Anna Kendrick) de la comedia sobre los cantantes a capella, el Mike que interpreta Channing Tatum sigue siendo presencia fundamental en Magic Mike XXL, pero el estrellato de la función se deriva sutilmente a Joe Manganiello, a quien se le asignan un par de escenas memorables. Quizás se nos están dando pistas: si esta saga continúa, tanto da si en cine o televisión, es muy posible que sea Manganiello quien lleve su timón.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio Revoluciones por Minuto

RPM: “MILES AND MUSIC” SEATTLE (3)

De Luis Javier Martínez

El contenido musical de Seattle da para más “Miles And Music”, aquí seguimos con destacados y notables protagonistas: QUIN...


Podcast de cine: BUTACA VIP